entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

UN SEGURO QUE GARANTIZA LA CONTINUIDAD DE TU EMPRESA

Los seguros de Técnicos y Dirigentes tienen como objetivo proteger y blindar tanto a las pequeñas como grandes empresas del desequilibrio económico que causaría la ausencia de su personal clave.

Por: Mónica Torres Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Toda empresa nace de una idea; su crecimiento y permanencia se derivan del trabajo, la experiencia y la visión de sus fundadores. En consecuencia, toda empresa depende del trabajo de un grupo de personas para su funcionamiento y permanencia a través de los años.

La mayoría de los puestos dentro de las organizaciones son ocupados por personal que puede ser sustituido en el corto o mediano plazo. Sin embargo, hay ciertas posiciones que, en caso de perder a la persona que las ocupa, las repercusiones para la empresa pueden ser importantes e incluso poner en riesgo la supervivencia de la compañía. Estas personas son conocidas como Personas Clave en el medio asegurador.


¿Te has preguntado por qué la mayoría de las Pymes no pasan de la segunda o tercera generación? La respuesta es que no siempre consideran dentro de su planeación reservas que les provean de recursos financieros ante contingencias tales como la ausencia de aquellas personas sin las cuales el negocio no podría continuar, o por lo menos no de la misma manera.

Las personas que desempeñan estos puestos son seres humanos, y como tales están expuestos a diferentes riesgos que pueden afectar nuestra existencia y nuestra actividad laboral. Riesgos tales como accidentes, enfermedades, fenómenos naturales, la inseguridad que prevalece en nuestro país, u otros eventos, pueden tener un desenlace no deseado como una muerte prematura o invalidez por tiempo indefinido o permanente.

Incluso la vejez se convierte en un riesgo cuando se acerca a la edad de jubilación de estas Personas Clave y no se tiene planeada una sucesión.


En muchos casos, especialmente en las Pymes, las Personas Clave son los socios fundadores; y, cuando ésta llega a faltar por cualquiera de las causas ya mencionadas, se espera que sus familiares tomen las riendas del negocio, sin embargo, en algunas ocasiones esta transferencia es complicada por la falta de capacitación y experiencia de los sucesores, que estos sean menores de edad o que simplemente no tengan el interés en asumir esta responsabilidad.

Otro aspecto que hay que considerar es que cuando hablamos de “Persona Clave”, tendemos a pensar únicamente en puestos directivos o los socios fundadores de la empresa. Sin embargo, yo siempre sugiero indagar si hay un colaborador cuya falta o renuncia ponga en peligro la continuidad del negocio.



El Seguro de Técnicos y Dirigentes, antiguamente llamado Hombre Clave tiene como objetivo proteger y blindar tanto a las pequeñas como grandes empresas del desequilibrio económico que causaría la ausencia de su Persona o Personas Clave.

Este objetivo se cumple a través de la contratación de seguros de vida cuyo beneficiario irrevocable es la empresa que los contrata y cuya indemnización le garantiza tener el capital suficiente para soportar la pérdida y con ello dar continuidad de esta.


Este instrumento financiero puede ser en sí mismo una estrategia muy interesante no sólo en caso de pérdida de la Persona Clave. También puede utilizarse como una herramienta sumamente útil de retención de talento y fortalecimiento de la lealtad del colaborador en cuestión, ya que, además de las tradicionales coberturas de fallecimiento e invalidez, también pueden contar con la cobertura de supervivencia.

Esta última cobertura compromete a aseguradora indemnizar a la empresa al término del plazo pactado al momento de la contratación, es decir, no es necesario que nadie fallezca o caiga en situación de invalidez, sólo se requiere que se llegue al término del plazo para entregar la suma asegurada.

Por ejemplo, la organización puede utilizar este ahorro para dar una compensación extra al colaborador clave que incentive su permanencia en la empresa o incluso a capacitar a su relevo de la manera más adecuada. También puede constituir el plan de retiro de su fundador.


Asimismo, en caso de muerte o enfermedad de la Persona Clave, estos recursos pueden utilizarse para compra de acciones por parte de los socios sobrevivientes, o búsqueda y capacitación del sucesor en caso de que los integrantes de la familia sean menores de edad, o como ya mencione anteriormente, decidan que no desean desempeñarse profesionalmente en el negocio familiar, situación que muy frecuentemente implica el cierre definitivo de la empresa o su venta a terceros.

Por otro lado, la contratación del Seguro de Técnicos y Dirigentes tiene importantes beneficios fiscales para una empresa:

(*) Art. 18, fracción VII y art. 27, fracción XII de la LISR | Art. 51 del RLISR
(**) En ambos casos la empresa deberá el monto de la indemnización a sus ingresos del ejercicio fiscal correspondiente

Finalmente, es importante aclara que el seguro de Técnicos y Dirigente se ofrece como un seguro de Vida Individual, contratado por la empresa y que para su contratación se requiere el consentimiento de la Persona Clave para asegurarla.

Por otro lado, la aseguradora revisará el estado de las finanzas de la empresa contratante, así como la salud física de la persona que se protegerá toda vez que este producto sirve para garantizar la estabilidad financiera de una empresa sana y contar con recursos para recuperarse lo más pronto posible de las afectaciones derivadas de la ausencia de esa persona imprescindible para la continuidad del negocio.

Mónica O. Torres es experta en Prevención Financiera. Puedes escribirle a: [email protected]

También en esta edición

Compartir