entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Franquicias

UNA MARCA QUE SOBREVIVE A GENERACIONES

Una familia mexicana de tostadores de café en Córdoba, Veracruz creó Calufe, una empresa que sigue vigente después de 35 años. ¿Cómo lo han logrado? ¡Descúbrelo!

Por: Estivaly Calva Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Crear una marca que viva muchos años es una gran satisfacción para los fundadores y las siguientes generaciones. Tal es el caso de Calufe, que surgió cuando un matrimonio empezó a vender hace 35 años productos de café que ellos mismos hacían en Córdoba, Veracruz.

En Calufe ya son tres generaciones dedicadas al café. El fundador nunca tuvo fincas cafetaleras, sino que comenzó su negocio vendiendo café verde y tostado que eran los productos que más compraban los turistas. El hijo del fundador se encargó de agregar valor al café, desarrollar nuevos productos, abrir tiendas, cafeterías, vender franquicias y exportar.


Empieza con 12,000 pesos

Calufe nació en 1986 y 22 años después comenzaron a vender franquicias porque los mismos clientes les decían: ‘Yo quiero poner una cafetería como la de ustedes’. Más tarde esta familia mexicana de tostadores de café van a Expo Café y conocen a Alcázar & Compañía, una consultoría de franquicias y ahí deciden replicar su negocio. En aquel momento tenían cinco cafeterías, hoy son 30 unidades en Xalapa, Puebla, Córdoba, Orizaba, CDMX, Estado de México, Ciudad del Carmen y Veracruz.

De las 30 sucursales, cinco son cafeterías y todas las demás son boutiques de productos de café o mixtas (boutique y cafetería). De hecho, el CEO de Grupo Calufe, Lu Villegas, explica que el modelo de negocio de Calufe no es una cafetería, sino una distribución directa a través de boutiques que no tienen cafetería. En segundo lugar, se encuentran las boutiques con una barra de café sencilla y en último lugar las boutiques con un servicio completo de cafetería que incluye un menú variado.


¿Y por qué apostar por Calufe? “Es un gran modelo de negocio. Generalmente, el franquiciatario se enamora del producto y pocas veces analiza el modelo de negocio. En Calufe tenemos muy claro cómo va a funcionar absolutamente todo el negocio. Esa es una de nuestras principales fortalezas, además de la rentabilidad que ofrecemos”.

¿Y qué buscan los inversionistas actualmente? Flexibilidad -dice el directivo-. Por lo tanto, él considera que van a moverse un poco más rápido los esquemas de distribución e islas que te dan la ventaja de no tener que invertir tanto dinero en renta y adecuaciones del local.


Usualmente los franquiciatarios de Calufe primero son distribuidores con una inversión desde 12,000 pesos mensuales. Está opción te da una gran visión de cómo se vende el producto y las utilidades que puedes llegar a tener. “Este modelo salió durante la pandemia por el COVID-19 y es un éxito. Ahora muchos de los distribuidores exitosos del 2020 están pensando en su franquicia”.

Aunque las ventas de Calufe en sus cafeterías cayeron más del 90% en abril del 2020 por el coronavirus. Afortunadamente, las boutiques siguieron operando con la entrega de productos a domicilio. Además de que incrementaron sus ventas en línea.

¿El distribuidor o franquiciatario ideal para Calufe? Alguien con capacidad operativa, que sigue los manuales, se deja asesorar por la empresa franquiciante y hace las cosas que ya están probadas.


Una empresa exportadora

Hoy Calufe está muy enfocado en el tema de exportación y crecimiento internacional. Empezaron a exportar hace cuatro años a Estados Unidos, principalmente a una cadena de 250 tiendas. Ahora Calufe tiene una bodega en Houston. “Solamente estamos exportando dos productos: galletas y café que ya están certificados por FDA (Food and Drug Administration). Próximamente vamos a incursionar a China y Corea del Sur”.

El CEO de Grupo Calufe señala que han asistido a innumerables expos para dar a conocer el producto hasta que han encontrado a los clientes adecuados que comparten el mismo target y ya se están asociando con ellos para distribuir el producto en el extranjero. “El producto ha sido bien aceptado, sobre todo, por la comunidad mexicana que vive allá. Pero cada vez más personas estadounidenses conocen nuestra marca y la empiezan a consumir”.

La ventaja de China es que tiene un volumen muy grande de la clase media (la mitad de la población) -afirma el entrevistado-. “Si el mercado asiático reacciona bien y acepta a Calufe, pues entonces ya pensaremos en llevar boutiques de productos de café a China, tropicalizadas y con los cambios necesarios al modelo de negocio para hacer un perfecto match entre el mercado chino y lo que Calufe puede ofrecer”.


Asesoría de clase mundial

Los retos de liderar una empresa de tercera generación definitivamente han sido la institucionalización, la profesionalización y el gobierno corporativo. “Una empresa familiar siempre va a tener involucrados sentimientos, y por eso, es más difícil implementar los órganos de gobierno. Sin embargo, una vez que se logra tienen una gran funcionalidad”.

Para Lu Villegas, CEO de Grupo Calufe, definitivamente la empresa es el reflejo necesariamente de la familia. “No hay empresas buenas con familias malas”, asegura. De generación en generación Calufe ha sido asesorada por diferentes compañías tanto nacionales como internacionales. La última capacitación que tuvieron fue en Colombia en 2019 con John Davis, la mayor autoridad mundial en la gestión de empresas familiares.

“Es muy importante contar con personas que no tienen involucrados sentimientos en la empresa para que puedan ver las cosas de forma muy objetiva y fría; y así poder estructurar los roles de los puestos familiares y externos”, dice el entrevistado.

“Si una familia quiere convertirse en una familia empresaria creo que es muy buena opción las franquicias, especialmente, Calufe. Pero también tenemos maquilas que les podemos hacer a otras cafeterías con su propia marca”, concluye.

 

También en esta edición

Compartir