entrepreneur
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

UNA NUEVA ERA DE MUJERES EMPRENDEDORAS

Para formar más emprendedoras es necesario invertir en un ecosistema emprendedor donde prevalezca la equidad, acceso a recursos, redes de contactos, apoyo y aprendizaje.

Por: Maria Luisa Boyce Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Aunado a ello, la actividad comercial que las mujeres latinoamericanas han desempeñado en los últimos años ha posicionado a la región como la número uno en emprendimiento femenino, por lo que la contribución de los negocios propiedad de mujeres hoy es parte primordial de las economías de los países que la conforman. Pero ¿cómo llega una mujer a ser emprendedora?


Para hablar de este proceso quisiera remontarme al año 2019 en el que lanzamos el Programa Mujeres Exportadoras de UPS en México en donde tuve la oportunidad de conocer la historia de mujeres extraordinarias con diferentes visiones, de las que he aprendido una lección muy valiosa.

Destaca la de que una emprendedora no nace siéndolo, sino que se va construyendo a través de su pasión, autodisciplina, flexibilidad, su ímpetu por aprender todos los días algo nuevo y sobre todo por la capacidad de enfrentar sus miedos, contagiando a cada persona, con la que comparte su proyecto, de entusiasmo por crecer a cada paso logrado.


El primero, sin duda, es contar con una red de apoyo que la motive y empodere para saber de lo que es capaz, ésta puede estar construida por muchos elementos que van desde sus familias, amigos, los clientes que poco a poco se suman y van creyendo en su proyecto, hasta diversas instituciones con diferentes iniciativas que ayuden a alcanzar sus metas.

Por otro lado, y casi a la par, se encuentra la parte de la capacitación, esta es la manera en que nuestras emprendedoras pueden entender al 100% las herramientas que pueden ayudarlas a tener una visión más integral de sus productos y así tener las bases para tomar decisiones mejor informadas sobre el rumbo de sus proyectos.


Las nuevas tecnologías y las redes sociales son otro elemento que sin duda ha tomado gran relevancia y hoy son indispensables para cualquier proyecto de emprendimiento pues en los últimos meses se han convertido en uno de los canales principales para la adquisición de diferentes tipos de mercancía.

El estar actualizadas sobre el uso de estas plataformas, el comportamiento de los consumidores, sus necesidades y hasta la forma en que su competencia se comunica es de gran importancia para poder posicionar sus productos, con la ventaja de que pueden darlo a conocer sin importar el lugar del mundo en donde se encuentren.

Finalmente, un aspecto que pocas emprendedoras conocen es la importancia que tiene constituir una empresa formal pues además de contribuir a mejorar la economía de su país, también puede brindarles acceso a diferentes opciones de financiamiento que les ayude a obtener el capital para llevar sus emprendimientos al siguiente nivel, como invertir en la tecnología necesaria para su desarrollo.


Un caso emblemático

Son diferentes los casos de éxito que hemos ido apoyando a lo largo de este viaje hacia el emprendimiento, uno de ellos es el de Kalan Obleas, un negocio familiar que surgió en 2018 gracias a las hermanas Andrea y Natalia de la Torre Guzmán originarias de Monterrey, Nuevo León. Ellas vieron en el interés de los consumidores por adquirir productos más saludables, la oportunidad de reinventar las tradicionales obleas y hacer su propia versión a base de amaranto.

Comenzaron posicionando su producto en redes sociales y empezaron a generar ventas gracias al comercio electrónico entre su red de apoyo que, inicialmente, y como suele suceder con la mayoría de los emprendedores, fueron sus familiares y amigos. Después, poco a poco se expandieron hasta lograr clientes frecuentes al interior de la República. El éxito fue tal que la demanda rápidamente empezó a crecer en el extranjero.

Actualmente Kalan Obleas obtiene ventas a través de distribuidores en diferentes puntos de la República Mexicana, exportaciones a países, como Honduras, Venezuela, El Salvador, Bolivia, Ecuador, Panamá, Chile, Costa Rica, Colombia, Guatemala y próximamente España y Paraguay. Además de su tienda en línea, por la que reportan más pedidos internacionales tienen demanda en Suiza, Singapur, incluso Dubái y China.


A tres años de haber comenzado este proyecto y expandirlo a la región de Latinoamérica, puedo decir que ser una mujer emprendedora es toda una experiencia de vida que te invita a romper con las viejas ideas y dar paso a lo nuevo. Te permite ser tan creativa como quieras, tanto en el proceso de descubrir que no solo diste vida a la idea que estaba rondando tu cabeza, como a una nueva versión de ti, que es capaz de ser factor de cambio para su comunidad y la de cualquier parte del mundo a la que envíes tu producto.

En conclusión, para formar más emprendedoras es necesario invertir en las mujeres y fomentar un ecosistema emprendedor donde prevalezca la equidad, acceso a recursos, redes de contactos, apoyo y aprendizaje. Esto no solo es ideal para la recuperación del entorno económico y financiero que vivimos, sino también es de vital importancia para mejorar el tejido social, a través de visiones y liderazgos innovadores que permitan solucionar los problemas de las diferentes comunidades tomando en cuenta a todas sus partes por igual.

María Luisa Boyce es Vicepresidenta de Asuntos Públicos Globales de UPS.

 

También en esta edición

Compartir