freightliner
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
TECNOLOGÍA

¿Gasolina? A donde vamos, no necesitamos gasolina

Por: Juan Pablo Delgado y Fernanda Kuri Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

__________

Una revolución se está gestando en el sector automotriz. Año con año, los vehículos impulsados por energía eléctrica ganan terreno en diversas latitudes del planeta.

Con esto, la humanidad deja atrás una era marcada por la contaminación de los combustibles fósiles que dominaron a la locomoción mecánica desde sus inicios.

Seguramente todos ustedes recuerden la icónica frase del Dr. Emmet Brown en la escena final de Volver al futuro: “¿Caminos? A donde vamos, no necesitamos caminos”.

Para desgracia colectiva de la generación que fue expuesta a esta entrañable película, los autos voladores siguen siendo una promesa incumplida, y las calles y las carreteras que se pronosticaban como obsoletas no solo siguen siendo necesarias, sino que cada día son más importantes.
__________

Dejando a un lado esta decepción, enfoquémonos mejor en las grandes revoluciones que sí están ocurriendo actualmente en el mundo automotriz.

En concreto, la imparable transformación en el combustible que por más de un siglo permitió la movilidad de los vehículos mecánicos, y que hoy es, en efecto, cada día más obsoleto.

En este aspecto, el mundo ya se encuentra en una carretera hacia el futuro.

Nuestro objetivo común es muy claro:

Evitar el aumento de la temperatura del planeta causada por las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la actividad humana.
________

Aquí es donde la industria del transporte asume un papel central por su importancia, su tamaño y su naturaleza.

De acuerdo con el World Resource Institute, “las emisiones del transporte a nivel global, que involucran principalmente el transporte por carretera, ferrocarril, aire y mar, representaron más del 24% de las emisiones globales de CO² en el año 2016”.

No obstante, el 74.5% de estas es causado solamente por vehículos terrestres: un 45.1% por vehículos comerciales (automóviles, motocicletas, autobuses y taxis) y el 29.4% por transportes de carga de todo tipo. El resto corresponde al transporte férreo, marítimo y aéreo.

Pero la revolución ya se está gestando.

Año con año, los vehículos impulsados por energía eléctrica ganan más terreno en diversas latitudes del planeta.

Es un hecho irrefutable: el futuro estará dominado por la electricidad, dejando atrás una era de contaminación causada por la combustión interna, los combustibles fósiles y todos sus derivados que dominaron a la locomoción mecánica desde sus inicios.

Veamos algunas cifras sobre el estado de los automóviles eléctricos en el mundo.

La Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) indica en su reporte Global Electric Vehicles Outlook 2021 que, a nivel global, los autos eléctricos tuvieron un año récord en 2020, con ventas totales por 3 millones de unidades, un aumento del 41% comparado con 2019.

La IEA apunta que después de una década de rápido crecimiento, en 2020 el parque vehicular mundial de automóviles eléctricos superó por primera vez la marca de los 10 millones. Todo esto a pesar de los efectos económicos causados por la pandemia de la covid-19.

_______________
Si entramos a mayor detalle, veremos que, de los 3 millones de automóviles eléctricos registrados durante 2020, por primera vez fue Europa quien lideró este empuje con 1.4 millones de inscripciones.

China le siguió con 1.2 millones y Estados Unidos anotó 295,000 coches eléctricos nuevos.

.

.

Pero aun cuando Europa fue el líder durante 2020, el campeón indiscutible sigue siendo China.

De acuerdo con un análisis de la consultoría WMP, en 2018 China “representó el 60% de la demanda mundial de automóviles eléctricos y, por lo tanto, es el mercado de ventas de vehículos eléctricos más grande […]

Ningún otro país del mundo promueve tanto la movilidad eléctrica como China”. A esto debemos sumar las 330,000 estaciones de recarga en todo su territorio, lo que vuelve a China el país con la mejor infraestructura para automóviles eléctricos.

Pero como hemos visto, el impulso de Europa no puede ser despreciado. Gran parte de su éxito se debe a políticas impulsadas desde el mismo gobierno central de la Unión Europea.

Por un lado, se han impuesto estrictos estándares de emisiones de CO² por kilómetro recorrido. En segundo lugar, han implementado importantes aumentos de subsidios para los vehículos eléctricos como parte de los paquetes de estímulos para contrarrestar los efectos económicos de la pandemia.

_______
Por desgracia, en México la realidad es muy distinta y nuestro mercado de autos eléctricos se encuentra aún en su infancia.

Según las cifras del INEGI, en 2020 la venta de unidades híbridas y eléctricas en nuestro país fue de 24,405 unidades; cifras que palidecen con las analizadas anteriormente en Europa, China y Estados Unidos.

.

.

___________

Otra señal del enorme avance se percibe en la industria del transporte de mercancías. Aquí nos enfrentamos a lo que podríamos considerar un “problema afortunado”.

Por un lado, porque todo indica que este sector crecerá a un ritmo más acelerado que cualquier otro a nivel mundial. Sin embargo, este factor representa un enorme desafío para reducir las emisiones de efecto invernadero que se fijaron en el Acuerdo de París y otros objetivos asumidos por prácticamente todos los países del mundo.

En pocas palabras,
más transporte significa
mayor contaminación.

No obstante, en este sector también vemos una revolución. Cada día es más común encontrar transporte de carga movilizado por energía eléctrica.

_______________
Modelos como el eCascadia® y el eM2® de Freightliner ya recorren las carreteras del mundo, ofreciendo la posibilidad de transportar cargamento a través de cientos de millas con una sola carga de baterías, ahorrando cientos de toneladas de CO² al año.

.

.

Todo lo anterior
nos invita a reflexionar
sobre el futuro inmediato.

Una realidad en la que, por primera vez en la historia, estamos transformando la manera en que movemos a personas y mercancías.

El final de una era marcada por los hidrocarburos y la llegada de nuevas energías para movilizarnos, permitiéndonos crear un futuro más limpio, sustentable e interconectado para las futuras generaciones.

________
Quizás no hablamos de autos voladores, pero este futuro se presenta igualmente emocionante.

Compartir