mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

5 rincones de bienestar en Acapulco

Si eres mexicano, seguramente amas este destino guerrerense. Nada como 5 opciones para una estancia de conexión con la salud y el bienestar.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

.

.

La playa que todos imaginamos en un viaje corto en carretera si vives en Ciudad de México es, quizá, Acapulco. Y, si además, eres de la Generación X o Baby Boomer, seguramente tus memorias activarán escenas que te provocarán calor corporal, sonrisas involuntarias y quizá alguna mirada de complicidad con tu pareja actual.

Ahora te proponemos
estos recintos en donde
la fiesta y los excesos
no son los protagonistas.

Se trata de lugares donde podrás regenerarte, encontrarte contigo mismo, relajarte y llenarte de energía. Sí, en tu puerto favorito, con los atardeceres que te enamoran pero con otra actitud y listo para disfrutar de spas, masajes, meditaciones, temazcales y prácticas de yoga.

Para.
Respira.
Sonríe.

▂▂▂▂▂▂▂▂
Ubicado en la Zona Diamante de Acapulco, este espacio de bienestar integral es ideal para quienes busca relajación, sanación y profunda conexión con uno mismo y con la naturaleza.

Cuentan con distintas actividades y terapias holísticas como temazcal, reiki, yoga y meditación que sirven para eliminar el estrés de la vida diaria y alcanzar un sano equilibrio a nivel físico, mental y emocional.

Este espacio cuenta con hospedaje en villas y cabañas ecológicas y con tres restaurantes.

▂▂▂▂▂▂▂▂
Este hotel boutique de 9 cabañas de madera rústica junto al mar ofrece una experiencia íntima de descanso, meditación y contacto con la naturaleza ideal para disfrutarse en pareja.

Además de ser pet-friendly en este espacio de bienestar podrás tomar un temazcal y masajes holísticos que lograrán que tu cuerpo reciba el descanso que necesita.

Disfruta también de caminatas por las playas poco concurridas o de un paseo en bicicleta por huertas de palmeras o al lado del río Papagayo son experiencias originales para que el corazón se sienta aliviado y recobre la energía.

▂▂▂▂▂▂▂▂
Otro de los lugares ideales para desconectarte de la agitada vida de la ciudad y lograr un completo descanso del cuerpo y la mente es Bambuddha.

Un centro holístico de estilo rústico oriental que ofrece una variedad de servicios alternativos en medio de un entorno eco-friendly en el que podrás practicar yoga y meditación, disfrutar de masajes y terapias ayurvédicas con técnicas hindús o participar en las ceremonias espirituales o retiros de sanación, en los que, sin duda, lograrás mantener el equilibrio perfecto entre tu mente y tu cuerpo.

▂▂▂▂▂▂▂▂
Si además de bienestar buscas incluir actividades que te permitan reconectar con la naturaleza, Baxar es el lugar indicado para ti.

Este rinconcito ubicado entre el mar y la laguna de Coyuca ofrece sesiones de spa, clases de yoga y meditación con vista a la playa, pero también paseos en paddle board por la laguna en los que podrás disfrutar de las vistas y el olor a mangle mientras observas a las aves de la región.

Para cerrar con broche de oro la experiencia, deléitate con una comida casera en Xepina.

▂▂▂▂▂▂▂▂
Este rincón a orillas de la laguna de Coyuca es el refugio ideal para escapar de la ciudad, olvidarte del estrés y relajarte para conectarte con la naturaleza.

Además de disfrutar de relajantes tratamientos de spa con productos naturales y técnicas milenarias que te harán sentir completamente renovado, en Evana podrás vivir una experiencia gastronómica con sazón casero en su restaurante con vistas a la laguna que cuenta con terrazas y un muelle.

Este hotel boutique te permitirá, además, atestiguar atardeceres únicos y vivir unos días rodeado de naturaleza y bienestar en un ambiente lleno de relajación.

Déjate sorprender por las experiencias que estos centros del bienestar te ofrecen para lograr el equilibrio entre tu cuerpo, mente, diversión y cultura y disfruta de un viaje diferente en Acapulco.

__________

También en esta edición

Compartir