Iniciar sesión
México Desconcido
Naturaleza

Los árboles de la CDMX necesitan tu ayuda

Lo que sería una cena temática más resultó ser un llamado para rescatar a los árboles de la Ciudad de México. Salvemos este bosque urbano que oxigena nuestro frágil ambiente.  

Por: Prun Santos
Los árboles están en peligro

Llegué a Huerto Roma Verde casi al finalizar un templado invierno. Nos reunimos en un arbolado pasillo, antesala de un gran domo que su estructura de costales reciclados es. Poco a poco fueron llegando los invitados a esta cena tan particular, de la que sabíamos poco. Los comensales nos mirábamos unos a otros intrigados. Bajo las enormes y frondosas ramas de un colorín, dos jóvenes nos dieron muy pronto el verdadero motivo que nos reunía: su preocupación por la salud de los 6 millones 534 mil 200 de árboles que coexisten en Ciudad de México.

Bute arboricultura

Por estos sabios seres vivos, esta noche hablaron dos expertos de Bute arboricultura ([email protected]), quienes nos enfrentaron a la realidad de un solo golpe: “La mayor población de árboles se concentra en las zonas centrales y algunas periféricas como Xochimilco y  Cuajimalpa. En la alcaldía Cuauhtémoc, las colonias Roma y Condesa abarcan el 46% de toda la alcaldía, pero desdichadamente hay un problema muy grave llamado muérdago, una planta que funciona como un bioregulador dentro de los ecosistemas naturales, que cuando aparece es que el individuo está inmuno deprimido o no tienen una alberca genética lo suficientemente fuerte para soportar la plaga. Dentro de un bosque, esto es normal y son parte de sus mecanismos, pero en una zona urbana el equilibrio ecosistémico está roto por completo y aquella planta que era bioreguladora, se convierte en una plaga terrible”.

Los árboles nos necesitan

La expectativa a 10 años es la pérdida de 40% del arbolado público, lo cual es un escenario hipercatastrófico si no hacemos algo. La sensación térmica se incrementaría, la humedad ambiental disminuiría, los procesos de erosión del suelo se volverían cada vez más marcados y complejos de solucionar.

Una problemática paralela es que hay personas que se dedican a podar árboles sin tener la profesionalización adecuada y los dañan. Es por eso que nació Bute arboricultura, un grupo de individuos expertos en el tratamiento profesional de poda y cuidado.

Los árboles igualan sus debilidades y sus fuerzas. El que tiene mucho cede; el que tiene poco, recibe ayuda. justo así deberíamos actuar nosotros.

El muérdago, una plaga

Los árboles son bombas dinámicas de funcionamiento: las raíces bombean los nutrientes que les toma tanto trabajo procesar gracias a la energía solar. El muérdago toma los nutrientes sin que el árbol pueda realizar la fotosíntesis.

De acuerdo con los grados de infestación, un individuo puede morir en tan solo tres meses. Se necesitan personas bien capacitadas para retirar el muérdago.

En Huerto Roma Verde hace seis meses llegaron los de Bute arboricultura, quienes están donando su experiencia, adoptando a estos árboles que tanta ayuda necesitan con la esperanza de que sirvan como un modelo a seguir en toda la ciudad.

¡Alerta!

Desde hace años, la ecóloga de la Universidad de British Columbia, Suzanne Simard, nos advertía:

Hay una conexión física entre las especies, en una relación respetuosa… Nosotros, como personas, tenemos tanto que aprender (…) Esto nos enseña a construir alianzas, fortaleza comunitaria, donde cada uno de los miembros tiene un rol y que juntos somos más fuertes. Hay que reinsertarnos como actores de este entorno y tratar a estas criaturas como si fuesen iguales a nosotros, porque las necesitamos.

Cómo ayudar

Es que como comunidad nos plantemos bien en la tierra debajo de nuestros pies, llevemos nuestra mente y corazón lo más adentro que podamos de ella y extendamos nuestras raíces para conectarnos con ellos. Luego, involucrarnos en el voluntariado, en apoyar a grupos como Bute arboricultura, Roma Huerto Verde o Mesa Nómada (@mesanomada), quien donó esa noche un banquete temático, totalmente orgánico y original que nuestros sentidos enamoró.

Es oportuno reconocer que podemos hacer más por nuestro entorno natural.

NO QUEDA MÁS TIEMPO…

Siguiente artículo

Vive el arte en San Miguel de Allende

Continuar
leaderboard Publicidad
interstitial
Comentarios