mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Chihuahua, sus barrancas y el esplendor rarámuri

Por: Hiram Gastélum Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

____________
____________

El Estado Grande de México, desde Baja California Sur, está relativamente cerca: un ferry o un vuelo y uno de los trenes escénicos más espectaculares del mundo son los medios de transporte; ambos son experiencias que hay que vivir y donde se realizan todos los protocolos. Aquí la crónica de Hiram Gastelm.

____________
____________

Muchos Méxicos

¦ Un amigo italiano y yo tomábamos un par de cervezas en la terraza de un bar de La Paz, Baja California Sur, mientras la actividad del malecón veraniego se encontraba en su momento más álgido, justo en el ocaso.

Hablamos sobre la diversidad de culturas y paisajes de los países europeos. Recuerdo con claridad cuando Roberto me dijo que también en México había muchos Méxicos. No se refiera específicamente a las desigualdades que existen dentro de nuestro país, sino a la vasta diversidad de culturas y paisajes también.

Chihuahua y su diversidad cultural

¦ Ciertamente las Barrancas del Cobre no pueden escaparse a tal aseveración. El extenso sistema de profundas barrancas en el sur del estado de Chihuahua se encuentra enclavado en las montañas conocidas como la sierra Tarahumara, llamada de esa forma por ser el hogar de este pueblo originario.

A nosotros nos llaman “chabochis”;
a sí mismos se nombran rarámuris,
que significa “pies ligeros”.

Han sido reconocidos mundialmente por su gran resistencia corriendo en terrenos accidentados y algunos de ellos se han desempeñado de manera muy destacada en ultramaratones alrededor del mundo.

Desde hace más de 20 años que yo he visitado en forma regular este sitio y hasta el día de hoy sus increíbles paisajes y cultura no han perdido la capacidad de seguir asombrando. Me es imposible imaginar este sistema montañoso sin los rarámuris o éstos sin sus barrancas. 

Un reino de otro mundo

¦ Al recorrer la sierra, los espectaculares cañones parecían interminables y dentro de sus profundidades retumba el eco del estigma del narcotráfico que sigue resonando por todo el país y en diferentes partes del mundo.

Quisiera poder negar rotundamente esa marca, tanto en este destino como en todo México, pero me es imposible. Intentarlo sería una negación absurda como también lo sería negar que todo aquel que viaja por la sierra Tarahumara regresará a casa con el deleite de no sólo haber visitado un sitio con paisajes espectaculares, sino con la sensación de haber estado en otro mundo donde todavía se pueden encontrar indígenas como en aquellas películas de vaqueros con las que muchos crecimos.

Cálida hospitalidad

¦ Es tal vez debido a ese estigma que este sitio ofrece esa sensación de ser un territorio inexplorado. La hospitalidad norteña sigue intacta desde aquellos días en que empecé a visitar estos lugares, al igual que el espíritu sierreño que cautiva a quien la visita. En realidad, han sido pocos los cambios que se han suscitado desde entonces. 

La infraestructura se ha desarrollado poco si la comparamos con otros sitios del país. Aunque los cambios que se han hecho dan esa sensación de que la sierra se encuentra en ese punto donde empieza la ebullición turística sin perder ese gran encanto de encontrarse en un lugar remoto. 

.

.

Primera parada: El Fuerte

A pesar de que han transcurrido los años me niego a llegar a la sierra tarahumara desde la ciudad de Chihuahua después de haber tomado un avión. Regularmente vuelo a los Mochis y después me transporto a El Fuerte, en Sinaloa.

Ahí me gusta pasar un día para visitar su antigua plaza y palacio municipal, los cuales se encuentran a pocos pasos del río Fuerte, el cual es la consecuencia de los diferentes ríos que recorren el gran sistema de barrancas en el vecino estado de Chihuahua y que son los que lo nutren.

En esta última ocasión que visité el área, me quedó claro que los atributos del espíritu norteño no sólo son sus formas tan abiertas y alegres, sino también ese gran afán de seguirse superando. Esto último es palpable para quienes visitamos este lugar con sus servicios tanto hoteleros como restauranteros.


El Chepe

Aunque definitivamente es El Chepe
quien se lleva la gran medalla
a la calidad y servicio.

Lo tomé desde El Fuerte e hice el espectacular recorrido desde la gran comodidad del comedor con servicio de restaurante a cuatro tiempos y alimentos de gran calidad, mientras observaba el dramático paisaje desde su techo de cristal, al igual que al calor de los tragos y animada conversación en su último vagón, el cual es prácticamente transparente con una vista de 360 grados. De manera conveniente, ése se encuentra justo al lado del bar.
______________

Rita Meraz con su forma tan franca y abierta al hablar —quien se encarga de las relaciones públicas del Fideicomiso Turístico ¡ah Chihuahua!— me extendió una invitación para documentar la festividad de la Semana Santa Rarámuri (festividad de la cual hablaré en otra ocasión) y me aseguró que la experiencia en El Chepe sería algo que simplemente no tendría comparación con mis viajes anteriores: ciertamente tenía razón. 

.

Ruta turística

Como esos grandes palacios que abren sus puertas al visitante con pisos de mármol, hermosos tapetes y majestuosas escaleras, te recibe Divisadero, con sus inigualables y espectaculares vistas al cañón del Cobre, el cual lleva ese nombre —según Gustavo nuestro guía—, debido al color cobre que toman las paredes del barranco al iluminarse con la luz del atardecer.

No puedo asegurar que esto sea totalmente cierto, pero sí que Gustavo desplegaba sus saberes con un gran sentido del humor. 


Mi amigo Joaquín y yo pasamos tan sólo una noche en Divisadero y desde la terraza del hotel Mansión Tarahumara que se encuentra al pie del cañón, nos relajamos dejándonos atrapar por la inmensidad del espacio tomando un par de cervezas, después de haber terminado nuestro éxodo en avión y después en tren.

Al otro día empezaría nuestro recorrido por la sierra en camioneta parando en diferentes sitios que ya conocía y otros más que nunca había visto.

 

____________________
Hotel Mansión Tarahumara
Km 626 FF.CC.
Chihuahua al Pacífico Areponapuchi
Barrancas del Cobre Chih MX,
31435 Urique

614 415 4721

█ Parque de Aventuras
Barrancas del Cobre

A primera hora de la mañana del siguiente día se presentó Gustavo y nos llevó al Parque de Aventura Barrancas del Cobre. Este gran parque ofrece recorridos en tirolesa y teleférico a través del cañón. 

____________

Diversión entre barrancas

También descensos en 7 tirolesas atravesando puentes colgantes. Esa gran inversión realizada por el Fideicomiso ¡ah Chihuahua! ofrece nuevas alternativas de entretenimiento para quienes viajan en familia, pero sobre todo fuentes de trabajo y desarrollo para los rarámuri de los alrededores. Como es el caso de Irenia, una joven que en forma muy desenvuelta nos explicaba lo que veíamos desde nuestro recorrido en el teleférico.

____________

Adrenalina en bici

Hugo Luna ofrece descensos extremos por el cañón en bicicleta de montaña o recorridos por el perímetro del mismo. Para quienes gustan de las caminatas se pueden recorrer los senderos que visitan las comunidades indígenas.

Catalina,
la señora medicina de la cueva

Esa tarde empezamos con nuestro recorrido por carretera hacia Creel, pero antes de llegar visitamos a la indígena curandera Catalina, quien vive en una cueva con vista al cañón de Oteros y de quien se dice que aprendió la medicina tradicional de su padre.

__________

Valle de los Monjes 

Aunque tan sólo una carretera de 46 km separa a Creel de Divisadero, llegamos a nuestro destino poco antes del atardecer y tuvimos el tiempo suficiente para visitar el Valle de los Monjes. 

El valle es llamado de esa manera por la semejanza que tienen las formas de los monjes en peregrinación con las gigantescas formas rocosas de piedra caliza que se erigen caprichosamente en pequeños grupos. Dichas piedras se han dado como resultado de las lluvias, el viento y la erosión a través de millones de años.

__________

Creel

Este Pueblo Mágico está enclavado en las montañas a una altura 2,435 m sobre el nivel del mar. Se asemeja a un pueblo vaquero, con una población de poco más de 5,000 personas.

Cerca de la plaza central se ubica la estación del tren donde se detiene El Chepe y la salida por carretera a la ciudad de Chihuahua que se encuentra a 175 km de distancia.

________________
________________

Divisadero y Creel en su conjunto son el corazón turístico de las Barrancas del Cobre y muchos visitantes limitan su estancia entre estos dos sitios. 

De hecho entre estas dos poblaciones se está terminando el nuevo aeropuerto que dará servicio a pequeños aviones de pasajeros. Haciendo el destino más accesible para los viajeros.

█  Los valles, las cascadas

El Pueblo Mágico Creel tiene una basta oferta de hoteles y restaurantes, así como tiendas de souvenirs, paseos en moto y caballo a través del Valle de los Hongos, de los Monjes y la Misión de San Ignacio. Muchas personas deciden pasar la tarde haciendo kayak en las aguas del lago Arareko o tomar un baño en las aguas termales de Recowata. 

En lo personal mi lugar favorito son las cascadas de Cusárare, mismas que se ubican a tan sólo a 23 km por carretera desde Creel. Es una pequeña caminata a través del bosque la que te lleva a las cascadas.

_________

█  Sierra Lodge

Ésta empieza desde el estacionamiento del hotel Sierra Lodge, el cual está construido con troncos de madera. Pasar la noche ahí es toda una experiencia en sí misma, ya que la iluminación de las habitaciones y del comedor se hacen a la luz de las lámparas de petróleo. 

Esta vez no visité las cascadas debido a que llevan poca agua por ser la temporada más seca del año. Sin embargo, una de mis gratas memorias de este lugar, era cuando las visitaba en bicicleta de montaña.

En ese tiempo me guiaba por horas Enrique Parra, hijo de una rarámuri, que conoce todos los senderos alrededor de Creel. Él sigue dando los recorridos y difícilmente habrá quién le pueda dar una lección en cuanto a técnica, fuerza o condición física.

_________

█  Senderismo entre la sierra

Después de visitar nuevamente algunos de los lugares obligados del área, nos hicimos en el camino a través de la sierra. Esta vez nos acompañaba Rita Meraz, Jonathan y Julio. Atravesamos parte del sistema montañoso y el llamativo paisaje daba la sensación de que el tiempo transcurría rápidamente.

Llegamos al entronque de Samachique, desde el cual antes se tomaba un camino de terracería que en su totalidad desciende 1,700 metros desembocando en la joya del cañón de Batopilas: Pueblo Mágico Batopilas.

_________


.

La experiencia escénica que conduce a Batopilas

¦ Hoy en día el camino desde Samachique a Batopilas está pavimentado y era la primera vez que lo recorrería así. Antes de empezar pensaba que el pavimento había arruinado todo ese espectacular descenso al cañón, pero en realidad no podía haber estado más equivocado. 

Un poco de asfalto no puede opacar esa sensación abrumadora que se despliega ante el espectador cuando poco después de cruzar la población de Kirare, el cañón se extiende de la misma forma que cuando se abre un telón de teatro desplegando un montaje sin igual.
______

La sensación abismal del camino nos hace sentir cercanos a la muerte y por añadidura a la vida que nos acaricia en forma sublime con el viento que recorre las inmensas paredes del cañón a través del río.

Finalmente la imponencia del espacio se cierra poco a poco a través de las montañas hasta llegar al pueblo Mágico de Batopilas que te atrapa en una calurosa bienvenida entre la sombra de sus árboles desde las cuales se pueden apreciar los exquisitos detalles arquitectónicos que rodean la plaza central en el sonido de los árboles que arrullan y las palmeras que parecieran deleitarse con la frescura del viento primaveral.

.

Batopilas, Pueblo Mágico  

¦ Batopilas se remonta a los tiempos de la Colonia, cuando los colonizadores en su incesante búsqueda de oro y plata, encontraron depósitos de plata junto al río. Finalmente se construyó una aldea donde se empezaría la explotación de la misma. 

Poco se sabe de aquella época debido a que un incendio en 1740 destruyó los registros históricos. Sin embargo, don Rafael Alonzo de Pastrana progresó económicamente con su mina Nuestra Señora del Pilar en el siglo XVI. 

Con la actividad minera
se fundó y desarrolló Batopilas.

Luego fueron diferentes los empresarios que tomaron la batuta a través del tiempo. El último fue el estadounidense Alexander Shepherd en 1880. Durante la Revolución Mexicana la industria minera, apuntalada por Porfirio Diaz, se vino abajo. 

Hoy Batopilas ofrece a los visitantes
con sus vestigios de una mejor época,
un gran atractivo.


Entre los lugares a visitar está la hacienda minera de Alexander Shepperd que prácticamente se encuentra en ruinas junto al río. Así mismo se pueden hacer recorridos por los túneles de las minas de hasta 2 km de distancia donde se tiene que ascender hasta 1,000 escalones para salir a la superficie.

Caminatas a cerro colorado o visitar la antigua Misión de Satevo que se encuentra a tan sólo 20 min de camino río abajo.

___________

.

Riverside Lodge

Nosotros estuvimos hospedados en lo que fue una antigua mansión de un próspero tendero español que emigró de su país durante la Guerra Civil Española: Gregorio Bigler. Sus descendientes vendieron la mansión a un estadounidense que decidió vivir con sus hijos en Batopilas y cuando éstos retornaron a su patria para sus estudios universitarios, él empezó con su restauración en forma tradicional, para abrir después Riverside Lodge. 

¦ Hospedarse en este hotel enriquece de gran manera la experiencia en Batopilas. Ciertamente vale la pena escuchar toda la historia del bello semipalacio hermosamente restaurado con muebles de la época mientras el administrador Martín Alcaraz narra su historia al sentarse en la hermosa sala con vistas a la plaza.

La energía que emana de Batopilas
es simplemente cautivadora.

La armónica coexistencia entre los lugareños con sus sombreros vaqueros y los indígenas vestidos con sus coloridos atuendos bajo la sombra de los árboles y las palmeras cercanas a la plaza lo hacen único. 

Después de un par de días ascendimos por el mismo fastuoso camino por el que descendimos para finalmente transportarnos a territorios inexplorados para mí. 

____________
Riverside Lodge
Juárez, Zona Centro, Batopilas, Chih.
614 427 3097


______________
Cuando finalmente Joaquín y yo comenzamos a descender de la sierra nuevamente por el tren. Poco a poco y a medida que va cambiando el paisaje hasta llegar a la ciudad costera de Los Mochis.

El pensamiento que surge en forma natural es que estuvimos en uno de esos Méxicos que dijo Roberto:

¡un México desconocido
aun para los mexicanos!
_________________

También en esta edición

Compartir