Iniciar sesión
México Desconcido
Destinos

Esenciales… antes de los 40

Dicen que los 40 son los nuevos 30, por ello creemos que es momento de despojarte de cualquier prejuicio de edad y atreverte a explorar estos destinos que con alma joven y carácter maduro se disfrutan mejor.

Por: Arturo Torres Landa

Al oeste de Mazunte se localiza esta bahía, poseedora de una línea costera poco concurrida. Si bien no es la típica playita hippie donde acampar es obligatorio, sí ofrece un entorno casi virgen y de exclusividad. Otro motivo para estar ahí: la “arribazón” de la tortuga laúd, la más grande de las tortugas marinas. Si aún no has vivido esta experiencia, ten por seguro que aquí quedarás fascinado.

Equípate con traje de neopreno, aletas y tanque de oxígeno y sumérgete en su interior; en compañía de buzos expertos, podrás penetrar en las grutas y cuevas bajo la superficie del agua, admirar la fauna y flora que habitan en este manantial, e incluso hallar alguno de los muchos fósiles prehistóricos aquí registrados. Toma la carretera 70 San Luis Potosí-Ciudad Valles y seguir los señalamientos que llevan al ejido de El Jabalí.

Localizadas a 10 kilómetros de Ocosingo, están las ruinas de la antigua ciudad de Toniná, levantada con toda grandiosidad por la cultura maya a partir del siglo I de nuestra era. No puedes irte sin ascender hasta la cima de su gran pirámide, la más elevada de todo México con 74 metros de altura. Ubicado en ese punto único verás la antigua urbe siendo devorada lentamente por la selva.

Te recomendamos explorar con la ciudad de San Andrés Tuxtla como base de operaciones. A poca distancia se ubican las cascadas de Eyipantla, que con sus 60 metros de altura se parecen a un muro de agua que ruge entre la jungla. Otros portentos son la Laguna Encantada y la de Catemaco, famosa por su Isla de los Monos y el misticismo que la envuelve. Hazte una limpia, nunca cae mal antes de llegar a la cuarta década…

La intensidad azul de la Laguna de los Siete Colores define a este pueblito maya, localizado 40 km al noreste de Chetumal. Nadar, hacer esnórquel o atravesar la laguna en una barca son las actividades sugeridas, aunque también se vale tenderse en la orilla o a merced del vaivén de una hamaca a descansar. Caminar por las calles del pueblo para comprar artesanías resulta también una excelente opción. Hospédate en Kulu Tubohostel Bacalar.

Bohemia pero animada, de vigorosa herencia indígena pero a la vez cosmopolita, tienes que visitarla. El bar Revolución es donde tanto artistas locales como turistas europeos y nacionales confluyen para derribar las barreras culturales al son de rock y música tropical. Es en el andador Real de Guadalupe, en el centro, donde más boutiques de diseño y comercio justo encontrarás. Quédate en Uvence Arte Hotel (uvenceartehotel.com).

Y por último, pero no menos importante, recuerda un clásico. Se nos olvida, cuando visitamos Acapulco, que este destino nos regala un efecto completamente diferente y está a solo 47 minutos del puerto. El principal motivo de pisar su arena son las espectaculares puestas de sol. El mar abierto y a un lado, la laguna de Coyuca tienen un encanto más natural y bohemio. Sobretodo por sus hoteles a pie de playa pet friendly, como AV Hotel y Baxar.

Siguiente artículo

Detrás de un árbol de la vida

Continuar
halfbanner Publicidad
halfbanner Publicidad
Comentarios