mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Eva Bracamontes, arte urbano mexicano y femenino

Comenzó a “rayar” como un pasatiempo en 2014, algo que hace por el placer que implica el color, la pared y la comunidad. Desde entonces ha pintado en tres continentes: América, África y Europa.

Por: Angélica Navarro Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

.

‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥
Firme, decidida y expresiva. Quizá ésas son las palabras que, en mi terquedad de nombrar, definirían a esta veracruzana que huye despavoridamente de las etiquetas.
‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

Mujeres con formas voluptuosas, mucho color, guiños de gráfica pop y el desarrollo de elementos mexicanos fuera del estereotipo son signos que podrás identificar en las obras de Eva.

Sus padres, Alicia y Joel, son arqueólogos.

Ellos son una influencia bastante grande en mi gráfica, esa fascinación que me generaron por mi cultura, con rollos bien prehispánicos y otras cosas.

Nació en 1993, conocer México y su historia son elementos clave en sus murales.


En la búsqueda

Nuestra conversación ocurrió mientras ella estaba en Buenos Aires y yo en la CDMX. Le preguntaba fechas, cantidades precisas, el momento de su carrera artística.

Sin dejar su voz afable huyó de encasillarse en algo: su espíritu descansa en la libertad de lo efímero, en la responsabilidad de lo colectivo, en el instante de conexión que se crea con la sonrisa de un niño mientras ella pinta una pared y él le ofrece un vaso con agua.

Estoy siempre en la búsqueda de seguir encontrando. Todos los días experimento cosas nuevas, trato de plantearme nuevos objetivos; estoy en el momento de aprender cosas, de seguir viajando, aprendiendo, estudiando, leyendo, bailando… 

no me gustaría encapsular en un término en qué momento de mi vida estoy, si no darle esta fluidez natural que tiene la vida

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


El inicio

Ante mi espanto porque ha perdido la cuenta de sus obras y no quiere dar lugares precisos de dónde se encuentran, termina por dar, al menos, una fecha, un comienzo:

En 2014 inicié dentro del movimiento “arte urbano”. Antes había terminado la licenciatura en diseño y comunicación visual en la UNAM, me especialicé en el área de ilustración que es la disciplina que más disfruto.

Cuando terminé la carrera, empecé a estudiar una maestría que tiene que ver con diseño y el entorno como experimentación con espacios públicos.

Elegí la ilustración y la saqué de los formatos convencionales y decidí trabajar en el espacio público, eso me parecía bastante interesante. En ese intervalo entre la licenciatura y la maestría, me puse a pintar.

Su voz, su narrativa es liviana;
sin embargo,
hay mucha madurez en su discurso.

Cuando yo empecé a pintar no había un objetivo muy claro, era simplemente: salir, pintar, disfrutar (porque me da mucho placer pintar), ya. Con el tiempo empecé a obtener algunos proyectos: desde cosas comerciales  a cuestiones sociales.

En el caso de los proyectos sociales, hay mucha conexión con la gente: regularmente, me gusta acercarme a los grupos donde se tienen las actividades, donde se pueda charlar, comentar los procesos, cómo vamos a ir trabajando e ir generando propuestas con las personas.

Tenemos esa responsabilidad como artistas, como creadores de imagen. Me parece bien bonito que podamos involucrar a la gente, en el sentido de poder relatar algunas situaciones que han tenido en esa cuestión en particular.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


.

Cuauhtémoc esquina Esperanza

Sobre el proceso creativo, Fue un proyecto con migrantes y refugiados en el país. Fue un mes intenso en el que estuve en contacto con migrantes y refugiados en el país que, por cuestiones de seguridad, a veces no podían mostrar el rostro, o a veces teníamos que ir a espacios cerrados en donde pudiéramos charlar con ellos.

A partir de eso, fuimos generando dinámicas en donde pudiéramos ir rescatando algunos elementos (simbolismo, colores) que pudieran ser útiles para desarrollar un boceto final y, entonces, poderlo llevar ya a un espacio de la calle.

La idea era poder mostrar la migración: hay una mujer sobre un ave, una guacamaya originaria de Honduras porque fue de los países de origen de las personas con los que más entrevistas tuve, en este caso en particular, una chica de doce años que tuvo que salir de su país por violencia, y a los doce años cruzar hasta México con situaciones de violencia, violaciones… Llegó a México, me narra la historia y me parte el alma.


Quise buscar aves de Guatemala, El Salvador, Honduras, Venezuela, Colombia y, desde luego, México, donde también se da la migración hacia Estados Unidos.

Fui buscando aves endémicas de estos países, para poderlas representar, y que las personas, mientras yo estaba pintando, se dibujaran con sus familias sobre las aves. Fue muy bonito y rápido, la actividad duró cuatro días. En otros proyectos el proceso de comunicación con la gente es más largo.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


Gráfica mexicana en el mundo

Como creadora de imagen, me parece bastante grato poder entender las diferentes situaciones a nivel político, social, cultural que existen en mi país y en otros lados a los que he ido.

En cada país e intentado identificarme con el lugar y a partir de eso ir generando gráficas que creen ese vínculo con las personas, que se sientan identificados. Por mucho que yo tenga una gráfica mexicana, también retomo ciertos elementos locales para que quien pase los identifique como propios.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


El tiempo

Los proyectos duran como máximo una semana: entrevista, proyecto y rápido generar el mural, que puede tardar de uno a dos días, máximo cuatro. Es una energía y un trabajo físico muy fuerte cuando desarrollo un mural.

Tengo que trabajar ágilmente y, cuando concluye, descansar porque entre subir grúa o andamios o escaleras, más el clima: no es lo mismo trabajar en la playa en verano que en la CDMX en otoño.

El clima puede ser determinante en la conclusión de un proyecto. A veces puedo hacerlo en dos horas o tres, una cosa rápida para divertirme con mis amigos.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


Lo efímero del arte urbano

Desde muy pequeña he viajado, he tenido oportunidad de estar en diferentes lugares y eso ha hecho que no permanezca en un espacio siempre; voy  cambiando. A veces, lo veo con naturalidad (el hecho de que ya no pueda ver más el muro).

El mural tiene una vida muy corta. En la calle, no sólo es el humano quien puede dañarlo o destruirlo, sino la naturaleza e, incluso,  la contaminación. Ésa es su naturaleza. Incluso, de pronto llega otro artista y, en el desconocimiento de algunas reglas del arte de la calle, te raya o te encima.

Hay cosas que están fuera de tu alcance, especialmente si estás en otro continente o en otro país.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

Países que podrías recorrer y, de pronto, encontrar un mural de Eva

Canadá
Estados Unidos
Colombia
Ecuador
Venezuela
Perú
Argentina
Francia
Alemania
Italia
España
Portugal
Sudáfrica

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

 En México

CDMX
Tlaxcala
Guadalajara
Querétaro
Nayarit
Oaxaca
La Paz

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

.

El futuro es ahora

Eva organizó, también lo cuenta como producto de un pasatiempo, el CIMU Festival Internacional de Artistas e Investigadoras del Arte Urbano como un proyecto autogestivo que tuvo dos ediciones (2018 y 2019).

En él participaron investigadoras, gestoras, documentalistas, talleristas y artistas de arte urbano y en general, pensando también en que las nuevas generaciones pudieran tener conocimiento sobre el movimiento.

Ahora está explorando otros soportes y en esa permanente búsqueda tenemos la fortuna de adquirir alguna sombrilla, cerámica, bisutería o pañoletas en las que está experimentando para generar recursos y llevar la ilustración a otros terrenos.

Si bien en su obra hay mucho de colectivo, ella crea en solitario y ha visto como positivo el confinamiento precisamente para bajar el ritmo y darse un tiempo para sí y estar en su estudio y en casa.

Un vuelo humanitario la trajo de Colombia. Otro vuelo y el amor la tienen ahora en Argentina.

Eva no sabe estar quieta, así que hay que seguirle la pista en sus redes sociales, en especial, cuando ya podamos salir a la calle y mirar con nuestros ojos su estallido de color.

IG: evabracamontes01
evabracamontes.wordpress.com

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

También en esta edición

Compartir