mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Hacienda de los Morales, las mejores medidas sanitarias, platillos suculentos y espacios al aire libre

Por: Angélica Navarro Castillo Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Siempre me ha fascinado este lugar
por diversas razones, entre ellas:

comida deliciosa y de altísima calidad
arquitectura colonial
decoración cálida
amplitud de los salones
excelente servicio

A todo lo anterior hoy debo sumar un motivo más: no he visitado otro restaurante en la Ciudad de México que respete y ejecute las medidas sanitarias con tanta pulcritud y calidez al mismo tiempo.

Fui por un tema laboral y me sentí completamente segura y cuidada. La experiencia me hizo saber que, poco a poco, iremos retomando esta nueva manera de estar en los espacios públicos en pandemia.

Desde la llegada

¦ Un lavabo móvil con agua corriente y jabón está al alcance de los valets que portan cubrebocas, mascarillas y toallas desinfectantes con los que me recibieron el coche

¦ Los volantes son cubiertos con un cubrepolvo

¦ Los boletos son desechables para evitar que sean tocados por muchas personas

¦ Hay alcohol en puntos estratégicos

¦ Me tomaron la temperatura verdaderamente, la apuntaron junto con mi nombre y respondí el cuestionario sobre mi estado de salud reciente

¦ Me desinfecté el calzado en los tapetes sanitizantes

¦ Está perfectamente señalizado el flujo para evitar cruces entre los comensales o la gente de servicio

¦ Hay botes para los desechos al alcance y quienes atienden están frecuentemente lavándose las manos sin perder la calidez y la sonrisa

En el restaurante

Los espacios para elegir mesa son diversos y hay varias opciones al aire libre. ¡Otro gran acierto! Y, además, las sillas están dispuestas a un metro y medio de distancia literalmente. No hay trucos. Si bien en un principio puede causar extrañeza, la realidad es que es una distancia que asegura la salud y al aire libre es casi una garantía aún al quitarme el cubrebocas para comer.

No es un secreto que para la proceso de los alimentos la Hacienda de los Morales contaba ya con la Norma Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009 y que lleva más de 20 años de haber ganado y sigue manteniendo el Distintivo H. Ambos protocolos se han visto reforzados con ciertos detalles que vale la pena enlistar:

Los meseros jamás tocan nada directamente con sus manos
Las servilletas son colocadas con pinzas y retiradas con guantes (todos son expertos en el manejo de las pinzas)
Las bebidas son servidas en las mesas a la vista del comensal
Todos los alimentos salen emplatados desde la cocina
El menú se digitalizó y el código QR está disponible en cada mesa

Si quieres conocer a detalle los protocolos para colaboradores, proveedores y áreas comunes, entra aquí.

 

Bar Patío, Arcadas y Jardín son los espacios que más se disfrutan en esta nueva normalidad.


Las delicias mexicanas todo el año

Si bien hay quienes no comulgan con comer chile en nogada todo el año, en Hacienda de los Morales existe la filosofía de cumplir los deseos que hacen de los platillos verdaderas fiestas sin importar la fecha del calendario. Empujados por este ánimo de servicio, se ofrecen desayunos y comidas.

Sus menús incluyen audaces guisos mexicanos de temporada —chapulines, chile en nogada, escamoles— en equilibrio con otros platillos internacionales como huevos benedictine con salmón ahumado para el desayuno o de entrada un paté de foie gras con pan de nuez. Frescura, calidad y porciones generosas distinguen la cocina. Los postres también son suculentos y el café un gran aliado para disfrutarlos.


Un momento para agradecer

De pronto, mirando el verdor del jardín, sentada lo suficiente lejos pero cerca de mis compañeros a quienes no había visto hace meses, me sentí contenta y agradecida por lo que recibía: cuidado, calidez, confianza.


Y cómo no vivir esta experiencia
tan a flor de piel.
” 

En sus muros y jardines, aquí se sigue percibiendo la vocación con la que nació esta hacienda a mediados del siglo XVI, cuando todo en el horizonte eran moreras. Luego vino la sangre noble que comenzó con la primogénita de Moctezuma, el señor mexica.

Restauraciones, familias de alta alcurnia y millones de historias de encuentros, de risas, de festejos están cifrados en los tapices, muros y cuadros de la Hacienda de los Morales.

Sin duda, el trabajo detrás de bambalinas es brutal y, como los más precisos ejecutantes, ante el comensal todo fluye como agua, con gusto, con amor.

Y, ahora, me contaron la gran noticia de que ya están disponibles en UberEats y en Rappi, plataformas de entrega a domicilio en Polanco y Lomas de Chapultepec, colonias aledañas donde podrás llevarte el sabor de los platillos a la seguridad y comodidad de tu hogar. La tecnología al servicio de la tradición y viceversa, uno de los tantos frutos de estos tiempos pandémicos. En vivo o en remoto, ¡buen provecho!

Hacienda de los Morales
Vázquez de Mella 525, Del Bosque, 11510
T. 5552833055/56
haciendadelosmorales.com

También en esta edición

Compartir