mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Maní, la cultura maya viva

Maní es uno de los pueblos del sureste más hermosos y que resguardan grandes cuentos y leyendas. Te contamos sobre este enigmático lugar en Yucatán.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

.

.

※Su magia

En el corazón del estado, se conserva Maní, uno de los pueblos más antiguos; su nombre en lengua maya significa “Lugar donde todo pasó”. 

Andar por sus calles es encontrarse con una comunidad viva que murmura en su lengua materna y porta orgullosa esos colores y diseños que le da identidad.

Es ver a las mujeres bordar y cocinar, a los niños andar en bicicleta, a los ancianos descansar bajo la sombra de sendos árboles. Es el inicio con el reencuentro maya.

※Imprescindibles

Caminar por las calles de Maní y el Convento de San Miguel Arcángel
Conocer sus talleres artesanales
Explorar el cenote Xcabachen
Cosechar miel en los meliponarios

.

.

※Toma en cuenta

A la llegada de los españoles, Maní era una de las tres capitales prehispánicas más importantes de la región.

El Convento de San Miguel Arcángel con su capilla abierta y una escuela de indios se volvió uno de los conjuntos conventuales más sobresalientes de la península yucateca.

Aquí se cocina el Poc Chuc, considerado el más delicioso de todo el estado.

Las bordadoras artesanales aún conservan la técnica X’manikté, una técnica de bordado más antigua de Yucatán y en peligro de extinción.

.

.

※Convento de San Miguel Arcángel

Es uno de los conventos más antiguos de la península, construido a partir de 1549. Por la abundancia de detalles artísticos es un recinto impresionante al que se debe dedicar mucho tiempo para apreciarlo a detalle. 

Afuera llama la atención el amplio atrio, el portal de peregrinos, las arquerías del piso alto y, sobre todo, la monumental capilla abierta. En el interior destacan sus retablos, unos dorados y otros policromados. 

▂▂▂▂▂▂
Dos de ellos, los dedicados a la Pasión de Cristo y a San Antonio de Padua resultan extraordinarios porque en vez de columnas cuentan con cariátides en forma de mujeres que pisan cabezas de hombres barbados. Otra pieza fuera de serie es el sarcófago de un Cristo yaciente custodiado por una veintena de angelitos.

※Saborea platillos emblemáticos
con cocineras tradicionales

Lo que enamora al paladar es el sabor del Poc Chuc, un guisado a base de carne de puerco, la que previamente fue marinada para después ponerla a asar a la brasa. 

Se presume con orgullo que el de aquí es el mejor del estado. Una experiencia más íntima con la gastronomía de Maní se encuentra con doña Cleotilde Poot. 

En su cocina ella hace gala de sus conocimientos y recetas tradicionales para preparar chayitas tradicionales, el sikil-pak, el frijol con puerco, la cochinita pibil, acompañados de la rica agua de chaya con limón y los magníficos dulces de la región. Si se le visita en Día Muertos, el pib halaga los sentidos.

.

.

※ Recorre la caverna
del Cenote Xcabachen

La sombra de una enorme ceiba cobija al cenote Xcabachen, ese sitio sagrado del que se cuentan muchas historias. Platica con los pequeños que ahí esperan ansiosos contar las leyendas que tanto asombro han causado desde hace cientos de años.

Conoce la meliponicultura

Para los mayas, la miel de la abeja melipona era medicinal, nutricional y endulzante. Esta actividad ancestral aún se practica en Maní, especialmente para fines medicinales. 

▂▂▂▂▂▂
En el municipio se cuentan alrededor de 30 meliponarios de los que se extrae la miel con propiedades curativas y se le valora como complemento alimenticio.

La importancia de estos antófilos para la comunidad es vital, por ello les realizan ceremonias rituales como el “U Jaanli kab” (la comida de las abejas), y el “U jeets luumil kab” (las condiciones ideales para la producción de miel), con el fin de favorecer el buen tiempo y las buenas floraciones del campo y para la siguiente temporada de cosecha de miel.

Quien desee saber un poco más sobre la meliponicultura y tener un acercamiento con las mujeres encargadas de desarrollar la actividad, Maní es el sitio ideal para ser parte de esta experiencia de turismo ambiental.

También en esta edición

Compartir