mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

María Reyna, la Soprano Mixe

Canta ópera, jazz y bolero en náhuatl, mixe y maya para el proyecto Ópera Mixe, junto a su maestro Joaquín Garzón. Su sueño cumplido: vivir de la música.

Por: Angelica Navarro / Fotos: Mario Cruz García Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar
Karla Díaz

María tiene 30 años. Canta en el coro escolar
desde los 8, pero en realidad se consolidó
como artista en 2012, cuando fue identificada
como Soprano Mixe.
Es la cuarta y última hija
de un matrimonio campesino
oriundo de Santa María Tlahuitoltepec,
enclavado en la Sierra Mixe.

‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥
A los 15, sin hablar español,
ella salió de Tlahui
en busca
de lo que había detrás de la neblina,

las filarmónicas y las montañas de su pueblo.
‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

Diego Huerta

Su primer mentor fue el maestro Marcos Díaz Jiménez, con quien cantó en un grupo versátil a los 12 años.

Él me decía:Esto es para ti, no lo dejes, sigue tus sueños, es lo que te gusta: hazlo.

Antes que él, ya su madre la alentaba:

Detrás de esta gran montaña, hay otra vida, hay cosas que ver, cosas que vas a descubrir por ti misma; no te quedes aquí, donde estoy yo porque no tuve la oportunidad. Yo no salí, pero tú sí puedes.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


 Hacia la ciudad

Maduró rápido y siendo niña supo que el canto sería su destino. Su prima se había ido a Guadalajara y le ofreció recibirla. María aceptó, escribió el nombre de la ciudad en un papel y salió sola. Tomó un autobús hacia la ciudad de Oaxaca, de ahí a la CDMX y, finalmente, a Guadalajara.

Trabajó aseando casas, lo que le permitió acabar la prepa y, luego, la licenciatura en Canto Gregoriano.

Vengo de una comunidad que es tierra de músicos, donde todos los días escuchas música, hay dos, tres, cuatro, cinco bandas filarmónicas, mujeres tocando… pero voz no había. No había maestros de canto ni instrucción para educar la voz. En 2009 decidí irme para profesionalizarme y buscar el camino que no encontraba en mi pueblo.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


Soprano Mixe

Tener una voz como la suya es un don; sin embargo, el estudio y la disciplina necesitan acompañar el talento en lo cotidiano: solfeo, memoria, entonación, oído, repetición, observación.

Primero, el reto que enfrentó
fue aprender español;
luego, sobrevivir,
y finalmente cumplir su sueño
de vivir de la música,
como intérprete y dando clases.

Poco a poco los caminos se fueron abriendo y conoció a su segunda familia, la de Joaquín Garzón y Gabriela Avendaño, con quienes ha crecido personal y musicalmente. Con ellos se asoció para crear Ópera Mixe, y grabar su primer disco Orgullosa soy raíz.

Armando Vega Gil

‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥

El maestro Garzón descubrió su talento y le sugirió:

Tú tienes que ser diferente: hay cantantes de ópera, hay cantantes populares; yo quiero ver a una María Reyna que canta en su lengua, que le llegue al corazón lo que está cantando


Ahora reside en Tlaxcala y está trabajando en un proyecto de difusión y respeto de las lenguas originarias.

Tengo un equipo muy sólido; ante todo aquí está la lealtad, la honestidad y la familia. Hicimos un proyecto hermoso, montamos Ópera Mixe. Estamos en ese proceso y,  por supuesto, yo quiero vivir de esto, pero también quiero dar lo mejor.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧


Cantar en público

 A pesar de su corta edad, la trayectoria de María es larga, por eso le pregunto sobre en qué punto está de su carrera. Ella, con humildad, contesta:

Me siento en la etapa de crecimiento, cuando uno puede ya estar en el escenario. Tras 22 años de cantar…

Si bien Orgullosa soy raíz es su primer disco, ella ya pisó los teatros más importantes de Oaxaca  (Teatro Macedonio Alcalá, Auditorio Guelaguetza) y algunos de la CDMX: la Sala Ponce de Bellas Artes, Esperanza Iris; además de diversas ciudades del país como Tepic, Monterrey, Hermosillo, Cuernavaca y, desde luego, Guadalajara.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

Un profundo sentido comunitario

Lo que venía para 2020 era una gira por Europa y, luego, tal vez, Estados Unidos. La emergencia sanitaria nos confinó a todos y ella regresó a su pueblo. María Reyna aprovechó la pandemia para aceptar el bastón de mando como encargada sanitaria en el servicio comunitario en Tlahui.

Pasó 2020 al cobijo familiar, atendiendo enfermos, recolectando basura y buscando el bienestar sanitario de su gente. Hoy, ella es una comunera activa y al decirlo se arraiga con orgullo a su identidad: ayuukjä’äy.

Los castizos la llamamos mixe, pero ella habla ayuuk.


Hacer el servicio es respetar a tu gente y a la tierra que te vio nacer. Ser parte de la comunidad es ser activa en los tequios, es hacer el trabajo con las autoridades de ese año, abrir la colindancia para cuidar el territorio de tu pueblo. El tequio es dar tu cooperación al año (100 pesitos, aclara). Yo estaba persiguiendo mi sueño, pero también llegó el momento de cumplir con mi gente, con mi comunidad.

Uno de mis abuelos me decía ‘Acéptalo, hija, porque así tú te ganas también el respeto de tu gente y de tu familia’. Eres parte de… de eso no puedes escaparte, hay gente que está en Estados Unidos y sigue cooperando para estar en el pueblo. Este fuerte compromiso con su identidad le da mucha solidez.

Karla Díaz

La pulcritud y el respeto con los que trata las lenguas originarias son admirables.

Si canta en maya, ella estudia la variante precisa y busca una interpretación tal que toque las fibras más sensibles de los escuchas al grado de que la gente originaria dude sobre si ella habla el idioma en la vida cotidiana. Así de comprometida es con su trabajo. Así de respetuosa es de la identidad.

Diego Huerta

‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥▴‥
Ese trabajo de rescate y esa entrega se percibe en sus canciones:
La voz es muy de adentro, muy emocional. La voz, la música, el canto, es terapia para el alma.

Grupo Crisara

Inspirar y ser ejemplo

Quiero llegar a las mujeres indígenas, a las mujeres que son de las comunidades, a las mujeres que tienen esas ganas de salir, pero les falta esa parte: un poquito de coraje, que las empuje, quiero decirles: Sal de ahí, para que puedas hacer algo diferente.

Recuerdo mucho que alguna vez alguien me dijo Queremos hablar contigo. Queremos decirte que tú no vas a vivir  de la música. El canto no te va a llevar a ningún lado, tienes que buscar otro trabajo, estudiar algo diferente. Y no es cierto, creo que cuando tú realmente quieres algo, lo puedes convertir en algo muy grande.

Si tú sacas lo que tienes aquí (señala su corazón), de alguna manera es una forma de interpretar. Yo interpreto lo que hizo el compositor. Es lo que me encanta transmitirles a los niños a los que les doy clases, me encanta enseñar. Lo poco que yo sé, pues lo doy.

‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧▾‧‧

Jahir Guevara

No sé si sea un atributo oaxaqueño, pero la risa de María me contagia. No son sólo sus labios los que muestran su alegría, también ríen sus ojos. Inclina su cuerpo, sus manos “hablan” con un gesto que en repetidas veces llegan a su pecho, a la altura de su corazón.

Es quizá la alegría de tener bien profundas las raíces lo que le da esas enormes alas para volar y transportarnos con esas notas tan altas, como si su voz fuera un ave del paraíso.

También en esta edición

Compartir