mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Mauricio Serrrano y su vajilla negra

En Taxco no todo lo que brilla es plata: te presentamos a un joven diseñador que hace piezas increíbles con cerámica.

Por: Jimena Sánchez-Gámez Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| El diseñador |

Hace 25 años que Mauricio Serrano sueña con sutiles formas, piedras preciosas, líneas curvas o trenzadas, misturas de plata y piel y madera. Su trabajo como diseñador de joyas es buscar ―como los alquimistas― la transmutación de metales en objetos que transfieran al cuerpo refulgencias.


| La colección |

Tres son los temas recurrentes en el mundo y la imaginación de Mauricio: el cielo estrellado, los dragones y las calaveras. Son estas últimas las que aparecen en la vajilla que produce al lado de Ánfora. Las piezas de alta temperatura cobran vida en los hornos que en Pachuca tiene la célebre empresa alfarera.


| La hechura |

Para lograr esos destellos, el diseñador se vale de la ayuda de Valentín Sotelo, el jefe de su taller en Taxco, Guerrero.

Ahí, entre las sinuosas y empedradas calles, moldean la plata y el oro, aplican diamantes negros, crean con óxidos texturas, experimentan con técnicas y terminados.


| La colaboración |

Mauricio quiso llevar sus piezas de joyería al plano de la escultura, dispensarles mayor tamaño pero también utilidad. De ahí que en el paso a los objetos cotidianos fuera natural incluir un material como la cerámica.

Para eso colabora con Ánfora, la marca que puede leerse debajo de tantos platos mexicanos desde 1920.

| La loza |

La vajilla tiene dos variantes. Una es blanca con detalles de colores, la otra es negra con el borde de oro y esmaltada al alto brillo. Una pequeña calavera es la protagonista de ambas: lleva una flor en la frente y sonríe con todos los dientes como solamente en nuestro país sabe hacerlo la muerte.

.

 

| La inspiración |

Los paisajes, las leyendas, las expresiones populares, la herrería de las viejas casas e incluso el entramado del pavimento o las alcantarillas sirven al joyero para entrelazar historias contemporáneas. Historias hechas de plata entre los dedos, los brazos, el cuello.

 


| Las calaveras |

Éstas siempre han estado presentes en los diseños de Mauricio. Son, asegura, ejemplos de la lúdica manera de ser de los mexicanos que tanto se burlan del fin de la vida; pero también son esbozos de los propios muertos, de los antepasados, de los acontecimientos personales.

| Otros objetos |

Además de tazas y platos de todos tamaños, la colección de cerámica incluye vasos mezcaleros. El catálogo de nuestro hacedor de alhajas posee una división de productos para el hogar.

mauricioserrano.com

También en esta edición

Compartir