mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Yoga y meditación en BCS

¿Quieres conocer el Mar de Cortés de una forma que te llene de energía, que sea única y divertida? ¡Éste es el viaje!

Por: Alfredo Martínez Fernández Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

           ➤ En este viaje de Sunrider Tours revitalizarás y renovarás tu energía primordial practicando yoga en lugares que jamás habías soñado: islas remotas y paradisiacas playas en completa armonía con la naturaleza del Golfo de California, el Acuario del Mundo.
   • • • • • •

Durante cuatro días vivirás una experiencia única mientras aprendes sobre la riqueza natural, te sumerges en las cálidas aguas azul turquesa de Mar de Cortés, conoces de cerca su fauna marina y terrestre, exploras sus islas y disfrutas de los cielos estrellados más bellos del mundo.  • • • • • • • • 

Podrás divertirte haciendo esnórquel, practicando nado, kayak, escalada o simplemente disfrutando del sol en una playa solitaria. Además, degustarás platillos deliciosos que son preparados con productos frescos, locales y orgánicos que te encantarán.

• • • • •  ¡Será un viaje que no olvidarás!

Día 1

Abordamos el barco Adventure por la tarde en la marina Singlar. Nos instalamos en nuestro camarote y subimos a la cubierta para disfrutar de un coctel de bienvenida mientras navegábamos por las apacibles aguas de la Bahía de La Paz, disfrutando de un atardecer de fuego, característico de esta bahía que a decir de sus visitantes en La Paz, aquí se viven las más hermosas puestas de sol.

     • • • • • • •
De los tonos dorados, rojos y anaranjados del cielo pasamos a los morados, magentas y azules profundos de la noche.

Bajo un cielo estrellado iluminado por la Vía Láctea navegamos por el Archipiélago de la Isla Espíritu Santo hasta llegar a nuestro destino final: Isla de San Francisquito, en donde pernoctamos arrullados por el vaivén del barco Adventure.

• • • • • • • • • • • • • •

Día 2

Para quienes gustamos de practicar yoga, el día inicia con los primeros rayos de luz con el tradicional saludo al sol, gozando de nuestra clase en la cubierta superior de la embarcación. Nada se compara con la energía y el bienestar que aporta la práctica del yoga.

• • • • • • • • • • • • • •

Después de desayunar, nos preparamos para explorar los alrededores de la Isla San Francisquito y para ello puedes elegir entre  hacer una caminata, remar en kayak o en SUP, o bien esnorquelear en donde habita una colonia de lobos marinos para interactuar con estos mamíferos juguetones.

• • • • • • • • • • • • • •

Los guías de Sunrider son jóvenes muy preparados en temas de naturaleza, así que durante nuestros recorridos aprendimos muchos sobre el Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California”(APFyF), la cual incluye alrededor de 900 islas e islotes que representan aproximadamente 50% del territorio insular nacional.

Estas islas, así como sus áreas marinas de influencia, son reconocidas mundialmente por su productividad, belleza escénica, número elevado de endemismos (especies únicas nacidas aquí, tanto de flora como fauna) y presencia de sitios importantes de reproducción y anidación de aves y mamíferos marinos.

• • • • • • • • • • • • • •
Son sitios únicos, por lo que fueron decretadas como Área de Protección de Flora y Fauna en el año 2000, y en 2005 la UNESCO las nombró Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Por la tarde y antes del ocaso, después de disfrutar del mar, si no tomaste la clase de yoga de la mañana o quieres repetir, puedes tomar una segunda clase para despedir al sol y después cenar delicioso en compañía de tus amigos o familiares, disfrutando de una noche de observación de estrellas.

• • • • • • • • • • • • •

.

Día 3

Iniciamos el día igualmente al amanecer sólo que ahora la clase de yoga y meditación la tomamos en la playa, acompañados del despertar de la naturaleza del sonido de la aves, de las gaviotas, fragatas y del zambullido de los pelícanos en el mar.

Después de desayunar visitamos la comunidad de Isla El Pardito, en donde mientras los pescadores limpiaban y salaban pescado nos platicaron sobre la historia de su comunidad.

• • • • • • • •  Este islote se localiza a 150 km al noroteste de La Paz, entre la Isla San Francisquito y San José. El origen de este pequeño y remoto poblado lo encontramos en 1916 cuando el joven Juan Cuevas Ramírez, de 15 años de edad, decidió hacerse a la mar navegando a remo y vela para buscar una isla solitaria en donde vivir, así es como llegó a este islote al que nombró El Pardito, por el color pardo de su tierra.

• • • • • • • • • • • • •
Juan vivía de la pesca y realizaba viajes a tierra firme para abastecerse de productos, es así como conoció a su esposa Paula Díaz, de quien se enamoró y a quien convenció de acompañarlo a vivir a este apartado rincón de México, en donde formó su familia cuyos descendientes hoy continúan viviendo de la pesca en este lejano islote.

Hoy los pescadores de El Pardito, asesorados por la organización ambientalista Niparajá, forman parte del corredor de 150 kilómetros de refugios pesqueros que se extiende desde San Cosme hasta Punta Coyote en Baja California Sur. El acuerdo fue dejar de pescar en hábitats de especial importancia para la reproducción de las especies, como bosques de mangle o arrecifes rocosos, convirtiéndose así en conservacionistas y protectores de sus santuarios naturales.

Después de platicar con los pescadores de El Pardito recorrimos el islote, caminamos hasta lo alto donde disfrutamos de espectaculares vistas panorámicas de las islas San Francisquito y San José.

• • • • • • • • • • • • •

Por la tarde remamos en kayak explorando los manglares y la vida marina de la Isla San José  y esnorqueleamos en los arrecifes cercanos a la Isla San Francisquito.

Para cerrar el día nos relajamos tomando una clase de yoga en la segunda cubierta del barco Adventure, para posteriormente degustar de una saludable cena reflexionando sobre las maravillas naturales de nuestro México.

.

.

Día 4

A la mañana siguiente, en nuestro último día de travesía marina, aprovechamos para tomar nuestra clase de yoga en la playa en completa armonía con la naturaleza.

Llenos de vitalidad abordamos el barco Adventure y comenzamos a navegar con dirección a la playa del Candelero, localizada en la Isla Espíritu Santo, durante nuestra travesía marina observamos en el horizonte mucho movimiento: era una gran escuela de delfines que pronto alcanzamos. Los delfines saltaban a nuestro lado y nadaban frente a la proa del barco ofreciéndonos un espectáculo maravilloso.

• • • • • • •

• • • • • • •

Desembarcamos en la playa El Candelero en donde realizamos una caminata por un pequeño cañón cubierto de vegetación, en donde pudimos observar un ojo de agua rodeado de fantásticas formaciones rocosas. Ésta es, sin duda alguna, una de las playas más bellas de la isla.

Nuestra siguiente parada fue la Bahía de San Gabriel, una de las más hermosas en el archipiélago, donde recorrimos el manglar observando aves endémicas entre las que destacan la Fragata magnífica, tijereta (Fregata magnificens). En época de reproducción, el macho corteja a la hembra inflando el saco gular (rojo brillante).

Viven en colonias y forman parejas monógamas, construyen sus nidos en la copa de los manglares, en arbustos y en acantilados. Después de observar estos bellos ejemplares, nos refrescamos esnorqueleando en sus arrecifes.

Finalmente, navegamos de regreso a la ciudad de La Paz totalmente revitalizados con una gran sonrisa de bienestar en un nuestro rostro.

No te pierdas la oportunidad de disfrutar de esta maravillosa experiencia en completa armonía con la madre naturaleza.

Todos los alimentos de este viaje son vegetales y frutas de productores locales y orgánicos, y los mariscos y  pescado provienen de las comunidades pesqueras de las islas, mientras la proteína y quesos son de los ranchos de la región de la Paz.

Sunrider Tours
T. 612 12 15161
T. 624 14 32252
[email protected]
www.sunridertours.com

También en esta edición

Compartir