nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
The event

5 preguntas que NO debes hacer en una boda gay

Piénsalo bien antes de abrir la boca. Lo que menos quieres (y lo sabemos) es incomodar a la pareja en cuestión.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

El amor es el amor y cada vez más, parejas del mismo sexo deciden unir sus vidas a través de una celebración.

Aunque este tipo de enlaces son cada día más comunes, aún hay personas que suelen ser imprudentes.

Si no quieres caer en la lista nefasta, presta atención a lo siguiente y jamás preguntes esto en una boda igualitaria.


1. Pero… ¿es una boda real?

¡Claro que lo es! Además de ser un matrimonio legalmente válido, el hecho de no contar con una ceremonia religiosa no le resta valor a la unión. Algunas parejas deciden celebrar además de la civil, una ceremonia espiritual como una boda maya y SÍ, sí es una boda tan real como cualquier otra.


2. ¿Quién es la novia y quién es el novio?

Entre las parejas homosexuales no existen los roles de género. No debe vestir uno de blanco ni otro de negro, así como no debe haber una novia en vestido y otra en traje. Aunque si así lo desean están en toda la libertad de hacerlo, sin que esto signifique que uno es el hombre y el otro la mujer.


3. ¿La música va a ser como de antro gay?

No. Si crees que por tratarse de una boda gay todo lo que vas a escuchar es Madonna, Britney Spears o boybands de los 90 estás cayendo en los estereotipos. La música va a ser como en cualquier otra boda, la que la pareja disfrute y decida.


4. ¿Cómo le van a hacer para tener hijos?

No todas las parejas que se casan, sin importar la orientación sexual, buscan tener hijos. Y en el caso de los matrimonios igualitarios, aún es un tema sensible por la dificultad de adoptar o los altos costos de tener un vientre de alquiler. Así que si son tus amigos de confianza pregúntaselos en otro momento en el que estén en un ambiente más íntimo, no en su boda.


5. ¡Wow! Nunca había venido a una boda gay, estoy súper a favor del matrimonio igualitario

El sobre entusiasmo también puede resultar abrumador. Piénsalo, jamás irías con una pareja heterosexual a decirles que estás totalmente a favor de su matrimonio. Limítate a una simple y honesta felicitación.

También en esta edición

Compartir