nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Sexualidad

¿Acabas de dar a luz? Cuida tu salud mental

Si ya eres mamá o serlo pronto está en tus planes, toma esto en cuenta. De tu salud mental dependen muchas cosas, incluyendo el bienestar del bebé.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

“Las madres pueden experimentar un cambio radical en su identidad cuando tienen hijos. De hecho, muchas hablarán de sus vidas en dos mitades: antes y después de los niños… Muchas madres experimentan cambios significativos en sus trayectorias profesionales, pasatiempos, intereses, conexiones sociales y estilo de vida en general, y pueden sentir que se pierden en el camino ”, asegura la terapeuta Kate Borsato.

Además de un cambio de sentido en sí mismas, las mamás “sienten la intensa presión social para cumplir con estándares poco realistas de maternidad”, agrega. Como resultado, se sienten agotadas y, a menudo, terminan en último lugar en la lista de prioridades. Sin embargo, la idea de “autocuidado” puede parecer ridícula. Y obviamente NO lo es. Los expertos de Fitbit recomiendan:

Restablece tus expectativas. Gracias a las redes sociales, muchas mujeres se sienten presionadas para ser súper mamás, horneando cupcakes caseros 100% libres de alergias para cada día festivo escolar y haciendo decoraciones al nivel de Martha Stewart para las fiestas de cumpleaños. Primero, recuerda que esas imágenes a menudo se escenifican. Y si no es así, no tienes idea de cómo es realmente la vida de esa mujer; tal vez tenga tiempo para hacer todo eso, o tal vez le pague a un vecino astuto o a alguien que preste dichos servicios.

Más importante aún, establece tus propios estándares de lo que es una “buena madre”, indica Borsato, y trabaja para lograrlo todos los días.

“Siempre puede haber alguien que hace una o dos cosas mejor que tú. Pero eso no significa que las cosas que estás haciendo no sean lo suficientemente buenas “, agrega la psicoterapeuta, psicoanalista y entrenadora certificada Babita Spinelli.


No intentes hacerlo todo. Simplemente no puedes. Shari Foos, terapeuta matrimonial y familiar y fundadora del Método Narrativo (un enfoque para construir conexiones humanas significativas), sugiere adoptar el mantra, “Solo puedo concentrarme en una cosa en este momento”.

Conéctate con otras mamás. Puede hacerlo en persona (si te encuentras a una distancia segura) o mediante reuniones en línea y grupos de Facebook. Prueba algunas comunidades hasta que encuentres una que te parezca adecuada. El apoyo emocional y el darse cuenta de que tú no eres la “única” que siente lo que siente o atraviesa lo que sea que está enfrentando puede cambiar tu vida.


Redescubre tus aficiones. O crea algo de tiempo en tu agenda para encontrar nuevas aficiones. “Encuentra salidas creativas, prueba nuevos pasatiempos y disfruta de la diversión para que sientas que tienes más cosas que cumplir con tu trabajo como madre”, comenta Borsato. “Claro, este es un papel increíblemente importante, pero las madres se benefician de tener otras áreas de la vida que les brinden alegría”.

Reconoce que eres importante. No tienes que hacerlo todo. “Las madres deben darse permiso para dedicar tiempo, recursos y energía a su propio bienestar”, explica Borsato. Esto podría significar pedirle a tu pareja que acueste a los niños para que puedas hacer un entrenamiento en casa, pedirle a un miembro de la familia que cuide a los niños para que puedas dar un paseo en solitario o, si puedes pagarlo, contratar a personas para que te ayuden con la limpieza todos los días o una vez por semana.


Establece límites. Cada semana, siéntate y determina qué es lo que realmente debes hacer. “¿Qué es lo que podría ser útil para ti?”, señala Spinelli.

Luego, piensa en tus límites: ¿estás haciendo más de lo necesario? ¿Alguien, incluso tus propios hijos, están consumiendo demasiada energía? ¿Necesitas pedirles a tus hijos mayores que contribuyan más o a tu pareja que deje de hacer algo?

Cambia tu pensamiento sobre lo que es esencial. Esto puede ser difícil, pero es importante: encuentra al menos un momento todos los días en el que puedas dejar que los platos, la ropa sucia o lo que sea que “necesites” hacer y, en su lugar, haz algo por ti. Puedes poner una alarma que te ayude a recordar que debes “permitirte tomar 30 minutos para un té o café, respirar, ver un programa de televisión que te guste o tener una conversación con un amigo”, comenta Spinelli. Si los momentos diarios parecen demasiado, comienza con un día a la vez y continúa agregando más días.


Ejercicio. Incluso 15 minutos pueden hacer maravillas en términos de cómo te sientes contigo misma, señala Spinelli. Con tu aplicación de Fitbit y con Premium puedes tener acceso a muchísimas clases de marcas super reconocidas como barre, obé y Popsugar, que puedes realizar desde la comodidad de tu casa. Incluso también cuenta con clases enfocadas para niños y así continuar inculcándoles la importancia de la actividad física para su salud y entretenerlos mientras tú también realizas tu propio entrenamiento.

Empieza un diario de confianza. “A menudo nos centramos en lo negativo. En su lugar, observa y escribe sobre las cosas que hayas hecho que sean positivas y te brinden resiliencia”, sugiere Spinelli. Incluso si es una nota cada día, reconocer las cosas buenas te dará evidencia concreta de que estás aplastando esta cosa de mamá.

También en esta edición

Compartir