nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Vida en pareja

Algunas cosas que debes hacer antes de ser mamá

Si ya tu pareja y tú decidieron que quieren una familia con todo y niños, ¡felicidades! Están en el mismo canal y eso ya es ganancia. Ahora bien, hay algunas cosas que debes hacer antes de dar a luz. Aquí nuestras recomendaciones.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

| ¡Duerme!

Todo el mundo lo recomienda y con justa razón. Antes de convertirte en mamá aprovecha y levántate tarde de vez en cuando, disfruta tus siestas y dale gracias a Dios por el sueño corrido. Aunque no decimos que no vale la pena, eso no volverá a suceder jamás.


| Palomea tus deseos extremos

Si amas la adrenalina y aún no te tiras de un paracaídas o escalas una montaña empinada, es el momento. No quiere decir que después no puedas hacerlo pero muchas mujeres prefieren lo correr riesgos por la responsabilidad que conlleva tener un hijo.


| Hablen de dinero extremos

Seguramente ya es un tema conversado, pero es importante abordarlo más claramente que nunca. Cómo pagarán el parto, desde cuándo empezarán a ahorrar para los estudios, quién se encarga de las consultas… Puede sonar sencillo y que tu primera respuesta sea: entre los dos. Pero no está de más poner las cosas sobre la mesa.


| Hagan ese viaje exótico

Cuando llegan los bebés, las vacaciones cambian. Las parejas buscan destinos seguros (generalmente de playa), en un hotel con todas las comodidades. Son escapadas cortas… Así que si tienen en su lista de deseos una escapada a Asia o a África, ¡háganlo de una vez!


| Espacio indicado

Sabemos que, cuando llega un niño a la vida de una pareja, todo cambia. Eventualmente, necesitarán su espacio, así que asegúrate de que el cuarto de la criatura esté listo para recibirlo con todo lo que necesita.


| Disfruten en pareja

Insistimos: no es que la vida conyugal se acabe cuando nazca el bebé, pero después de los hijos las cosas suelen cambiar. Así que gocen de ser solo dos, ya llegará el momento de tener la casa llena. Cenas inesperadas, detalles románticos, escapadas. Disfruten de esa libertad.


| Intervención familiar

Quieran o no, toda la familia opinará sobre cómo cuidas al niño. Y en especial las abuelas y las tías. Hablen primero entre ustedes qué tanto harán caso de esas voces externas. Si están claros cómo abordar a los intrusos bienintencionados, lo demás es lo de menos.


| Sexo sin restricciones

Cuando llegan las criaturas, la privacidad se va por la ventana y la habitación es el último lugar para divertirse juntos. Aprovechen y ¡experimenten el sexo en cualquier parte de su casa sin importar la hora!

También en esta edición

Compartir