nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Bodas de destino

Cásate en Acapulco y vuelve tu día inolvidable

El mar y el emblemático puerto de Acapulco representan el mejor escenario para decirle que sí al amor de tu vida.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Amamos las bodas de destino. Son únicas y están repletas de momentos mágicos.

Y es que, casarte fuera de tu ciudad, representa al menos tres días de convivencia con las personas más especiales de tu vida. Además, es una manera de aprovechar los encantos que tiene México y sumarlos al día más importante de tu historia.

En esta ocasión, te invitamos a decirle que sí al amor de tu vida en el puerto más emblemático de todos: Acapulco. Aquí se levanta un hotel que tiene, en su haber, las historias de amor más memorables. Y es que todo juega a su favor, empezando por la vista. Hablamos, por su puesto, de Las Brisas.


Esta propiedad es el objeto de deseo de todos los enamorados.

Sus emblemáticas habitaciones con alberca privada, son el anhelo de los lunamieleros. A esto hay que sumarle el servicio: ¿cómo quieres que sea tu enlace y los primeros días de casados? El equipo experto del hotel se encargará de hacerlo realidad.


Para la boda religiosa y también para el banquete, Las Brisas presume de las mejores vistas de Acapulco.

Y es que este lugar es altamente contemplativo: sus paisajes han puesto muy en alto el nombre de México. ¿Te imaginas tenerlos, justo al atardecer, como testigos de tu amor?


Los montajes en Las Brisas tienen fama. Y es justa. ¡Son maravillosos! Era de esperarse con tantos años de experiencia.

Deja todo en las manos expertas del equipo, que está dispuesto a complacer tus deseos para que ese gran día sea como lo soñaste.

El banquete también se lleva las palmas. Tus invitados disfrutarán de platillos exquisitos y más vale que tú te des el tiempo para comer. Sucede que a veces los novios ni prueban bocado, pero aquí sería un crimen no hacerlo.

Así que ya sabes: sobran las razones para casarte en Acapulco. La brisa del mar será tu testigo.

También en esta edición

Compartir