nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Sexualidad

El placer de la mujer en tiempos de pandemia

Los juguetes sexuales se volvieron vitales mientras nos quedamos sin satisfactores. Texto: Mariel Otero

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

La dedicación de las marcas al placer femenino en los últimos años ha sido impresionante. Se han enfocado en la tecnología y además, en el diseño. Y es que, seamos sinceras: ver una forma fálica tan gráfica no es para cualquiera y menos, para tenerlo en tu mesita de noche.

Hay que destacar que le han puesto atención a las sensaciones más intensas y placenteras. La firma de juguetes sexuales de lujo Lelo, lanzó hace poco un masajeador de clítoris, el cual tuve la fortuna de probar y te cuento todo sobre él.


Primero, me gustaría explicar por qué se han vuelto tan valorados los sex toys para las mujeres durante la pandemia.

Llegó justo cuando más los necesitábamos

Más de una de mis amigas confesó comprar un juguete para adultos para enfocarse en su propia satisfacción. Hoy más que nunca vemos la importancia de sentir amor por nosotros mismos, agradecer que estamos bien y tenemos la oportunidad de experimentar placer.

Recordemos que en México el 54.4 por ciento de las mujeres nunca se ha autoerotizado o acariciado sus órganos sexuales hasta tener un orgasmo, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Sexología (IMESEX).


En los chats de chicas hablamos de cómo es nuestra vida sexual, sin embargo, el tema aún queda muy “por encima de la mesa”. Después de un año de pandemia, las relaciones se han transformado, muchos se casan, las parejas que viven juntas se embarazan, para otras la distancia mata la relación, pero ¿y los solteros?

Las citas se volvieron otra reunión de Zoom y ahora no solo está el miedo de alguna ITS, sino también de contagiarte de COVID-19, entonces la frase de quédate en casa resuena más que nunca. Además de las citas que parecen nunca llegar: “cuando acabé esto nos veremos”.


Los satisfactores de los que antes gozábamos se fueron: desde salir de compras, una comida con amigas o un simple encuentro sexual, se volvieron imposibles. Mientras la ansiedad, depresión y el miedo nos paralizaba en muchos sentidos, así que buscamos opciones para contrarrestar estos efectos: juguetes sexuales.

Al comienzo de la contingencia sanitaria las ventas digitales de tiendas como Erotika subieron un 280 por ciento debido a las “compras de pánico”. Lelo, por su parte reporta que sus ventas aumentaron un 20 por ciento en España.


Cómo funciona SILA

Con la promesa de alcanzar el clímax a tu ritmo y darte ese respiro de la vida cotidiana, SILA te da la oportunidad de explorar tus propias sensaciones sin presiones. A diferencia de un succionador de clítoris que simula recibir sexo oral, este tiene ocho patrones de vibración, una boca más amplia y suave para alcanzar lugares en tu zona sur que te harán explotar de placer. El masajeador te permite disfrutar del camino hasta la gran O.

Al recibirlo fue como si ya lo hubiera usado: me invadió la felicidad. Desde que lo abres es toda una experiencia, dentro de una caja de lujo encuentras a SILA en un lindo color pastel, un cargador, una funda, un lubricante, la garantía y un pequeño instructivo.


Para empezar a valorar, primero hay que efectuar una carga completa como indican las instrucciones. Luego de la espera, se enciende con solo apretar el botón de + y empieza la magia. La forma sí se adapta mucho mejor y fácil al clítoris, pero este no está en contacto directo, sino son las vibraciones y las terminaciones nerviosas alrededor los que te harán saber que no has probado nada igual.

Al encenderlo va poco a poco, no empieza bruscamente como muchos otros en el mercado. Es importante, recalcar que muchas mujeres rechazan este tipo de juguetes porque les molesta la intensidad o llegan muy rápido a la cima.

Al principio es un poco incómodo el modo de sujetarlo, pero no es un problema a largo plazo. En la web de Lelo se recomienda “aplicar una cantidad generosa de hidratante personal (lubricante) en el producto y en tu cuerpo, para mejorar la experiencia”. Luego encenderlo y pulsar el botón () para cambiar a cualquiera de los ocho patrones de vibración. Sencillo, ¿no? Además, puedes jugar con las opciones y escoger el que más te guste.


Para quienes no estamos tan acostumbradas a los juguetes sexuales, es la opción perfecta, realmente se adapta a ti. En mi experiencia, fue muy divertido, es la explicación de por qué se llaman juguetes sexuales. Al tener la opción de cambiar el modo de vibración llegas las veces que desees.

Los sex toys van perdiendo poco a poco los prejuicios y ayudan a más mujeres a disfrutar de su propia sexualidad sin miedos. Hay que entablar conversación y hablar de lo que nos gusta o disgusta de estas formas para recibir placer. Sea sola o acompañada, atrévete a experimentar y sentir tu propio cuerpo.

 

También en esta edición

Compartir