nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Belleza

Medicina regenerativa, ¿qué debemos saber?

Si tomas una muestra de tu piel en plena lozanía, podrás usarla en tu beneficio muchos años después.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Una de las preocupaciones constantes en el mundo de la belleza es el paso del tiempo (inevitable, por cierto) y cómo afecta a nuestra apariencia.

Existen varios métodos para verse más joven, disimular y rellenar las líneas de expresión. Entre los más socorridos está la inyección de substancias como la toxina botulínica (comúnmente conocida como Botox o Dysport). También, los rellenos como los de ácido hialurónico.

Sin embargo, desde hace unos años, se ha empezado a desarrollar una forma de devolverle a la piel su lozanía, elasticidad y luminosidad gradualmente, con rellenos generados a partir de una muestra de piel (justo la que está detrás de la oreja). Hoy hablaremos, de la mano de los expertos de F-Cells, sobre el tratamiento de células de fibroblastos.

 


¿QUÉ SON LOS FIBROBLASTOS?

Son un tipo de células residentes del tejido conectivo que sintetizan colágeno y contribuyen notablemente al proceso de cicatrización y regeneración de la piel. Son de forma alargada y se encargan de producir colágeno, fibras elásticas y el ácido hialurónico, todos estos responsables de la firmeza, espesor y elasticidad de nuestra piel.

Desafortunadamente con la edad, los fibroblastos disminuyen en número y por lo tanto, reducen su producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, teniendo como resultado arrugas, adelgazamiento y falta de firmeza en la piel.


Tratamiento con Células de Fibroblastos.

Es una técnica innovadora que genera rellenos del mismo paciente, a base de la inyección de estas células. Consiste en estimular fibrocitos (fibroblastos inactivos) para volver a producir de forma natural todos esos componentes que mantienen lisa, lozana, luminosa y con aspecto juvenil la piel. Este método no sustituye del todo al Botox, ni a los rellenos, pero puede ser un excelente complemento.

Se puede aplicar en diferentes áreas:

  • En el contorno de los ojos: los párpados inferiores y parte lateral
  • En el reborde de los labios: comisuras de la boca, columnas del filtrum (dos líneas verticales que van del labio a la base de la nariz).
  • En las mejillas, en el mentón y escote
  • En las líneas horizontales del cuello y en las manos

El procedimiento es simple: se toma una pequeña biopsia de piel de 2 mm de la zona retroauricular (parte trasera de la oreja) y muestras de sangre del paciente. Se mezcla una parte de la biopsia con la sangre, pues esta es el medio de cultivo idóneo de los fibroblastos. Al cabo de aproximadamente 3 semanas se habrán reproducido diez millones de estos, que serán introducidos en una solución fisiológica y aplicados en la piel. Con previa anestesia local, se inyectará la solución final en las zonas que el paciente requiera. Inmediatamente, los fibroblastos nuevos que no sólo han aumentado en cantidad, sino también en calidad, empezarán a estimular colágeno y elastina y a regenerar su piel. Los resultados serán visibles entre 2 y 6 meses y pueden llegar a durar varios años.


BENEFICIOS

El incremento en la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, estimulada con este tratamiento, propiciará que la piel recobre características propias de la juventud. Y, al producirse e inyectarse células propias del paciente, es decir, al ser el paciente el que genera su propio “relleno”, no existe riesgo de rechazo o alergia por parte del organismo. Además, estos nuevos fibroblastos tienen una vida media de cuatro años, por lo que el efecto es progresivo y día con día se pueden notar mejoras en cuanto a la elasticidad, firmeza y luminosidad de la piel.

Por otro lado, estas células se pueden congelar, para repetir el procedimiento años después. Esto representa otra gran ventaja, pues si el paciente quisiera volver a repetir el tratamiento, lo haría recurriendo a una muestra de células extraídas años atrás, o sea, más jóvenes. Lo ideal, es hacer la biopsia cuando se es joven y mantener congelada la muestra y recurrir a ella en cuanto sea necesario.

 

También en esta edición

Compartir