nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Vida en pareja

Te casas y después… ¿compras o rentas?

Quien se casa, casa quiere… así reza el dicho y como casi siempre, la sabiduría popular tiene razón. El dilema está en comprar o rentar y créanme, no todo depende del dinero.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Qué ilusión ¨armar¨ el nidito de amor. Es la única vez donde estrenas todo: desde pijama hasta refri. Hay mucho dinero en juego, pero no todo depende de las finanzas. Hay pros y contras que aquí repasamos.


| Ventajas de rentar

No necesitarán desembolsar grandes cantidades de dinero.

Pueden adaptarse a un presupuesto determinado.

Si viajan constantemente por periodos cortos, esta es la mejor opción.

Si su trabajo cambia de lugar, pueden rentar otro espacio fácilmente. Así, estarán más cerca y perderán menos tiempo en el tránsito.


| TIP

Las rentas suelen ser más baratas que las mensualidades de una casa. Esto implica que pueden tener acceso a una mejor casa de la que podrían comprar. Si sus gastos fijos son elevados, lo más probable es que de momento no puedan reunir el monto del enganche para una vivienda grande.


| Desventajas de rentar

No invertirán en un patrimonio.

No podrán hacer cambios importantes en la estructura y decoración del lugar.

El dueño podría reclamar la vivienda en cualquier momento y ponerlos a correr.


| Ventajas de comprar una propiedad

Se harán de un patrimonio para su familia.

Tendrán un lugar estable donde vivir.

Se olvidarán de estar pagando gastos extras que implica una renta.

Pueden arreglarla de acuerdo a sus gustos. Si quieren tirar una pared o poner un muro, estarán en todo su derecho.


| Desventajas de comprar un inmueble

Deberán desembolsar una gran cantidad de dinero.

Para obtener un crédito hipotecario les descontarán hasta 25% de sus ingresos.


| TIP

Antes de firmar, asegúrense de que el dueño tenga documentos que avalen su propiedad, además de que esté inscrito en el Registro Público de la Propiedad. Es fundamental que los pagos de predial y servicios estén al día. Una buena idea es contratar a un notario para que haga una valuación sobre los antecedentes jurídicos y contrate un seguro de escritura.

Investiga cómo se ha comportado el inmueble en sismos, qué tan tranquila es la calle y qué tanta luz natural entra.

También en esta edición

Compartir