Login

Viajes educados noviembre 11, 2018 3 min.

Las escuelas caninas no son un lujo o exclusivas de canes con problemas de comportamiento: todos deberíamos de ir alguna vez, ya sea para aprender las reglas básicas de convivencia, practicar algún deporte o para ayudar a nuestros humanos cuando lo necesitan. Hay tres tipos de entrenamiento, dependiendo de qué se desee que aprendamos.

Obediencia

Consiste básicamente en educarnos para que aprendamos a descifrar qué quieren los humanos de nosotros y realizarlo, lo que hace más agradable la convivencia. Es básico para quienes somos, sobre todo, animales de compañía. Es importante saber que obediencia y adiestramiento no son lo mismo, pues la primera es solo una parte de la segunda. La obediencia básica nos enseña a caminar juntos sin jalonear, a hacer nuestras necesidades en donde está permitido y sentarnos, entre otras. Las indicaciones que aprendemos a seguir durante estas clases incluyen palabras como: “junto”, “sienta”, “suelo”, “quieto”, “aquí” y “échate”. Lo mejor es que practiquemos las órdenes de obediencia básica durante unos 5 o 10 minutos al día; si se sobrepasa ese tiempo nos cansamos mucho y puede ser contraproducente. Además es mejor ir aprendiendo los comandos uno a uno dedicando entre uno y diez días a su total comprensión y aplicación. En otra ocasión les contaré qué es el adiestramiento.
Dónde: Colegio de adiestramiento canino Edel Von Mocar
Hernán González 202-A, Lindavista Aguascalientes, Aguascalientes.
T. 01 (449) 911 2425.

Agility

Recientemente se ha hecho muy popular una modalidad de entrenamiento conocida como Agility (agilidad). Se trata de un deporte canino en el que pueden participar también nuestros dueños, y que consiste en guiarnos por un circuito lleno de obstáculos, recorrerlo en el menor tiempo posible con la mayor precisión y con el mínimo número de errores o faltas. Nos sirve para mantener la mente y el cuerpo sanos. Debemos estar muy atentos a las indicaciones para saber por dónde debemos ir y hacerlo rápido y muy ágilmente. Los circuitos están diseñados para que no podamos lograrlo sin la ayuda en equipo, así que fomenta la convivencia. Aunque es cansado, ¡es muy divertido!
Dónde: Club de Agility Delta
Avenida del Volcán El Colli (Clouthier) 1195, Zapopan, Jalisco.
T. 01 (33) 3587 2964.
club-delta.com

Asistencia

Aunque hay varios tipos de entrenamiento para asistir a personas en cuestiones de salud, me gustaría enfocarme en una de las más nobles: el entrenamiento de perros guía para invidentes. Esta labor la hacían originalmente la raza pastor alemán, pero poco a poco se fue descubriendo que los labradores tenían cualidades excepcionales para ello, así que ahora se trabaja con ellos principalmente seleccionándolos y empezando su adiestramiento desde muy temprana edad para que aprenda a moverse en una urbe ajetreada como la Ciudad de México, a detenerse en las esquinas de las banquetas para que el invidente no se tropiece cuando suba o baje, luego a girar en ambas direcciones, a desviar obstáculos, cruzar vías o subir al metro. Un perro adiestrado de esta forma incluso podrá desobedecer a su dueño para proteger la vida de los dos: si observa un vehículo en movimiento, el can se negará a cruzar la calle aun cuando el dueño se lo pida. Otra capacidad que adquieren es la de ayudar a su dueño a bajar de la acera para esquivar un obstáculo, entre otras habilidades que los hacen invaluables seres.
Dónde: Escuela para entrenamiento de perros guía para ciegos i.a.p.
Avenida Canal Nacional 1075, Villa Quietud, Coyoacán, Ciudad de México.
T. 5673 1587.

Más artículos

Leer

Parques muy movidos 1 min.

Leer

Imperdibles sólo en México 0 min.

Leer

Cama y aventura 2 min.

Leer

Los expertos recomiendan 1 min.

Leer

Trekking con causa 5 min.

Nuestras Marcas